Home > Week of Prayer for Christian Unity > Prayer and Worship: Celebración Ecuménica de la Palabra de Díos

WEEK OF PRAYER FOR CHRISTIAN UNITY 2019

PRAYER / WORSHIP:

Una Celebración Ecuménica de la Palabra ● Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2019
¡Justicia, sólo justicia perseguirás! (Deuteronomio 16:20)

2019 Week of Prayer for Christian Unity

View in English

"L" se refiere al/los líder/es de la adoración y se elige entre aquellas iglesias presentes en la adoración. "
A" se refiere a la asamblea congregada para la adoración.

HIMNO DE PROCESIÓN

Apertura

L: Adoremos al Dios Trino.
Dios, Padre nuestro, coronas tu creación con la justicia y la misericordia.
A: Nos reunimos para adorarte.

L: Jesucristo, tu cruz trae nueva vida y justicia.
A: Nos reunimos para adorarte.

L: Espíritu Santo, inspiras nuestros corazones para actuar justamente.
A: Nos reunimos para adorarte.

L: Que la gracia del Señor Jesucristo y el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo esté con todos ustedes.
A: Y también contigo

PALABRAS DE BIENVENIDA

L: Como cristianos de comunidades separadas, nos congregamos aquí para orar por la unidad. Este año, el tema de la Semana de oración por la Unidad Cristiana, elegida por las iglesias de Indonesia, es el siguiente “¡Justicia, sólo justicia perseguirás!” (Deutoronomio 16:30). Este tema es imperativo debido a las situaciones repetidas que traen divisiones y conflictos. Al orar juntos, se nos recuerda que nuestro llamado como miembros del cuerpo de Cristo es perseguir y encarnar la justicia. Nuestra unidad en Cristo nos empodera para tomar parte en la lucha más amplia por la justicia y para promover la dignidad de la vida.

HIMNO DE ALABANZA

ORACIÓN DE ARREPENTIMIENTO

L: Amadas hermanas y hermanos, confesemos ante el Señor que hemos pecado y pidamos perdón para que nuestra adoración sea agradable a Dios.

Lector 1: Dios misericordioso, nos has elegido para cuidar de tu rebaño. Jesús, tu Hijo, nos enseñó a actuar justamente. Somos conscientes de que en nuestro ministerio, a veces nos comportamos injustamente con las personas que nos has confiado: dando prioridad a los que están cerca de nosotros o a los que tienen un estatus social más alto; ignorando a los extranjeros, a los pobres y a los más insignificantes de la sociedad; temiendo defender a los oprimidos; usando mal los recursos de la iglesia. Estos hechos han tenido el efecto de que algunas personas se alejen de Tu iglesia.

L: Señor, ten misericordia.
A: Señor, ten misericordia.

Lector 2: Dios amoroso, nos has congregado como miembros de tu rebaño. Jesús, tu Hijo, nos enseñó a amarnos unos a los otros como señal de ser sus discípulos. Confesamos que hemos fracasado en vivir según su mandamiento de amor al: considerar a los de otras iglesias como rivales; ser hostiles los unos con los otros y lentos para perdonar; enfocarnos sólo en nuestro interés personal; ignorar las necesidades de nuestras hermanas y hermanos; excluir a aquellos que no comparten nuestro punto de vista. De esta manera, nuestras actitudes fortalecen los muros divisorios entre nosotros.

L: Señor, ten misericordia.
A: Señor, ten misericordia.

Lector 1: Dios misericordioso, Tú nos has comisionado para hacer de nuestro hogar común un lugar de justicia para todos. En tu amor generoso, envías la lluvia sobre los justos y los injustos y, en Jesús, nos enseñas a amar sin discriminación. Confesamos que no hemos seguido esta enseñanza: faltando el respeto a nuestros vecinos; difundiendo falsedades a través de varios medios sociales; participando en la alteración de la armonía social. Nuestra conducta corre el riesgo de convertir al mundo en un campo estéril que ya no produce tu justicia para toda la creación.

L: Señor, ten misericordia.
A: Señor, ten misericordia.

L: Que Dios todopoderoso se apiade de nosotros, perdone nuestros pecados y nos conduzca a la vida eterna.
A: Amén

HIMNO/CANCIÓN/MÚSICA MEDITATIVA

PROCLAMACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS.

PRIMERA LECTURA: Deuteronomio 16:11-20
SALMO

RESPONSORIO: 82:1-8 (leído o cantado)
RESPUESTA:LEVÁNTATE, OH DIOS, JUZGA LA TIERRA
DIOS preside la reunión de los dioses;
y en medio de ellos emite su sentencia:
«¿Hasta cuándo ustedes juzgarán con injusticia,
y tratarán como inocentes a los impíos ?»
RESPUESTA: LEVÁNTATE, OH DIOS, Y JUZGA LA TIERRA.

¡Defiendan a los pobres y a los huérfanos!
¡Hagan justicia a los afligidos y a los menesterosos!
¡Liberen a los afligidos y a los necesitados!
¡Pónganlos a salvo del poder de los impíos!
RESPUESTA: LEVÁNTATE, OH DIOS, Y JUZGA LA TIERRA.

Pero ustedes no saben ni entienden;
¡andan en completa oscuridad!
¡Por eso la tierra tiembla hasta sus cimientos!
¡Pónganlos a salvo del poder de los impíos!
RESPUESTA: LEVÁNTATE, OH DIOS, Y JUZGA LA TIERRA.

«Ustedes son hijos de Dios.
Todos ustedes son hijos del Altísimo
¡Pero ahora morirán como cualquier hombre!
¡Morirán como cualquiera de los príncipes!»
¡Levántate, oh Dios, y juzga la tierra!
¡Tuyas son todas las naciones!
RESPUESTA: LEVÁNTATE, OH DIOS, Y JUZGA LA TIERRA.

SEGUNDA LECTURA: Romanos 12:1-13

ALELUYA

LECTURA DEL EVANGELIO: Lucas 4:14-21

SERMÓN

COMPROMISO CON LA JUSTICIA, LA MISERICORDIA Y LA UNIDAD
L: Jesucristo ora por la unidad de sus discípulos.
El don de su vida es la justicia para el mundo.

Lector 1: Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a caminar juntos en su camino.
Lector 2: Escuchemos su llamado.
A: Espíritu Santo, únenos en acción.

Lector 1: Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a mantener nuestras vidas libres del amor por el dinero y contentarnos con lo que tenemos.
Lector 2: Rompamos el ciclo de la codicia y vivamos en la simplicidad.
A: Espíritu Santo, únenos en acción.

Lector 1: Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a proclamar la liberación de los cautivos y víctimas de toda forma de violencia.
Lector 2: Permítenos ayudarles a vivir con dignidad.
A: Espíritu Santo, únenos en acción.

Lector 1: Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a ofrecer hospitalidad a los extranjeros.
Lector 2: Superémonos unos a otros en mostrar honor.
A: Espíritu Santo, únenos en acción.

Lector 1: Como miembros del cuerpo de Cristo, estamos llamados a proclamar las buenas nuevas a toda la creación.
Lector 2: Protejamos la vida y la belleza de la creación de Dios.
A: Espíritu Santo, únenos en acción.

EL COMPROMISO DE TRABAJAR JUNTOS
L: Para concretar nuestro compromiso individual de trabajar juntos por la justicia, están invitados a escribir su compromiso en dos tarjetas separadas. Los invitamos a conservar una de estas tarjetas cerca de su corazón. La segunda será recogida y presentada como ofrenda.
El don de su vida es la justicia para el mundo.
(Se puede cantar un canto para la unidad y/o la justicia mientras los congregantes escriben sus compromisos.)

OFRENDA
L: ...lo que él espera de ti, y que no es otra cosa que hacer justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios. (Miqueas 6:8) Nos comprometemos a realizar actos de justicia. (En este punto los ujieres recogen la segunda tarjeta y la presentan para ponerla al pie de la cruz).
L: Dios misericordioso, nos has mostrado tu compasión y cuidado por toda la creación. Tu amor nos inspira a ofrecer estos compromisos de actuar justamente amando a otros de todo corazón sin importar sus antecedentes culturales, étnicos y religiosos. Acepta ahora nuestras ofrendas y transfórmalas en acciones para la unidad de tu iglesia. Te lo pedimos por tu Hijo Jesucristo, en el poder del Espíritu Santo, que vive contigo como un solo Dios por los siglos de los siglos.
A: Amén.

COMPARTIR LA PAZ
(El líder invita a la asamblea a intercambiar un signo de paz, para que juntos podamos proclamar nuestra fe).

EL CREDO DE LOS APÓSTOLES

ORACIONES DEL PUEBLO
L: Elevemos al Señor nuestra oración común por la Iglesia y por las necesidades de toda la humanidad.

Lector 1: Desde las islas y los océanos, te adoramos, oh Dios, el Creador de la vida. Por los montes y los valles te alabamos, oh Dios, Salvador del mundo. Con las lenguas de todas las naciones te damos las gracias, oh Dios, Consolador de cuerpos y almas.
Nos presentamos ante Ti con nuestras cargas y esperanzas. Hoy te pedimos:
A: Oh Dios, escucha nuestra oración y concédenos tu amor.

Lector 2: Oramos por aquellos que viven en medio de la injusticia. Aliéntanos para elevar sus voces y fortalecer sus esperanzas. Oramos por aquellos que continúan perpetuando la injusticia. Que tu bondad llene nuestros corazones y nos haga agentes de libertad y de paz. Oramos por cada institución y persona que defiende la justicia. Actuemos con justicia según tus palabras.
Hoy te pedimos:
A: Oh Dios, escucha nuestra oración y concédenos tu amor.

Lector 1: Oramos por la unidad visible de la Iglesia. Llévanos a cumplir la oración de Jesús para que podamos ser uno y trabajar juntos para manifestar tu Reino. Hoy te pedimos:
A: Oh Dios, escucha nuestra oración y concédenos pasión por la unidad.

Lector 2: Te damos las gracias por los muchos colores, culturas y costumbres que compartimos en este mundo.
En nuestras diferencias, únenos por medio de tu amor. Permítenos actuar juntos para defender la vida y hacer de este mundo un hogar justo y pacífico para toda la humanidad. Hoy te pedimos:
A: Oh Dios, escucha nuestra oración y concédenos tu amor.

LA ORACIÓN DEL SEÑOR

HIMNO/CANCIÓN

DESPEDIDA

L: Al salir de esta reunión se les dará una de las tarjetas de compromiso. Los invitamos a orar por el compromiso escrito en la tarjeta.

BENDICIÓN
L: Que Dios los abrace con amor y haga que la bondad fluya de cada uno de ustedes. Que Dios encienda la valentía en cada uno de ustedes y los transforme en agentes de su justicia y de su paz.
Que Dios les conceda humildad y les dé perseverancia para alimentar la unidad.
A: ¡Amén!

(Cuando los feligreses se van, los ministros distribuyen las tarjetas de compromiso)