Home > Week of Prayer for Christian Unity > Prayer and Worship: Celebración Ecuménica de la Palabra de Díos

WEEK OF PRAYER FOR CHRISTIAN UNITY 2021

ORACIÓN/ADORACIÓN:

Celebración ecuménica de la Palabra de Dios ● Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2021
Nos trataron con amabilidad excepcional (cf. Hechos 28, 2)

2021 Week of Prayer for Christian Unity

View in English

L: Líder
C: Congregación
LR: Lector

Invitación a la oración
Himno de entrada
Palabras de bienvenida

L: ¡Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén siempre con todos ustedes!

C: Y con tu espíritu.

LR1: Hermanos y hermanas en Cristo, este año el tema de la Semana de Oración por la Unidad Cristiaa, elegido por las hermanas de la comunidad de Grandchamp en Suiza, es: “Permanezcan en mi amor... lleven mucho fruto”.

LR2: Es el gran deseo de Dios, expresado por Jesús, que podamos ir a él y permanecer en él. Nos espera incansablemente, con la esperanza de que, unidos a él en el amor, demos un fruto que traiga vida a todos. Ante la diferencia de "el otro", corremos el riesgo de replegarnos en nosotros mismos y ver sólo lo que nos separa. Pero escuche- mos cómo Cristo nos llama a permanecer en su amor, y así podamos dar mucho fruto.

LR1: En los tres momentos de oración que siguen, recordamos la llamada de Cristo, nos dirigimos a su amor, a él que es el cen- tro de nuestra vida. Porque el camino hacia la unidad comienza con nuestra relación íntima con Dios. Permanecer en su amor fortalece el deseo de buscar la unidad y la reconciliación con los demás. Dios nos abre a aquellos que son diferentes a nosotros. Este es un fruto importante, un regalo de curación para las divisiones en nuestro interior, entre nosotros y en el mundo.

L: En paz oremos al Señor: Señor, tú eres el viñador que nos cuida con amor. Tú nos llamas para que veamos la belleza de cada rama unida a la vid, la belleza de cada persona. Y sin embargo, con de- masiada frecuencia las diferencias de los demás nos dan temor. Nos replegamos en nosotros mismos. Abandonamos nuestra confianza en ti. La enemistad se desarrolla entre nosotros. Acércate y orienta una vez más nuestros corazones hacia ti. Concéde- nos vivir de tu perdón para que podamos estar juntos y alabar tu nombre.

C: Amén.


Letanía de alabanza

C: Tú que nos llamas a ser la alabanza en medio de la tierra: ¡gloria a ti!

LR1: Cantamos tus alabanzas en medio del mundo y entre todos los pueblos.

L2: Cantamos tus alabanzas en medio de la creación y entre todas las criaturas.

C: Tú que nos llamas a ser la alabanza en medio de la tierra: ¡gloria a ti!

LR1: Cantamos tus alabanzas entre el sufrimiento y las lágrimas.

LR2: Cantamos tus alabanzas entre las promesas y los logros.

C: Tú que nos llamas a ser la alabanza en medio de la tierra: ¡gloria a ti!

LR1: Cantamos tus alabanzas en los lugares de conflicto y malentendido.

L2: Cantamos tus alabanzas en los lugares de encuentro y reconciliación.

C: Tú que nos llamas a ser la alabanza en medio de la tierra: ¡gloria a ti!

LR1: Cantamos tus alabanzas en medio de las desavenencias y divisiones.

LR2: Cantamos tus alabanzas en medio de la vida y la muerte, el nacimiento de un nuevo cielo y una nueva tierra.

C: Tú que nos llamas a ser la alabanza en medio de la tierra: ¡gloria a ti!


Primera vigilia

Permanecer en Jesucristo: La unidad de toda la persona

Salmo: 103

Lectura: John 15:1-17

Himno

Silencio breve (Aproximadamente 1 minuto)


Intercesiones

LR: Dios del amor, a través de Jesucristo nos dijiste: “Ustedes no me eligieron, yo los elegí a ustedes”. Tú nos buscas, tú nos invitas a recibir tu amistad y permanecer en ella. Enséñanos a responder más pro- fundamente a esta invitación, y a crecer en una vida cada vez más completa.

C: La alegría de nuestro corazón está en Dios.

LR: Dios de la vida, tú nos llamas a ser la alabanza en medio del mundo y a acogernos unos a otros como un regalo de tu gracia. Que tu mirada amorosa, que descansa en cada persona, nos abra para recibirnos tal como somos.

C: La alegría de nuestro corazón está en Dios.

LR: Dios de la vida, tú nos llamas a ser la alabanza en medio del mundo y a acogernos unos a otros como un regalo de tu gracia. Que tu mirada amorosa, que descansa en cada persona, nos abra para recibirnos tal como somos.

C: La alegría de nuestro corazón está en Dios.


Acción: Un momento de silencio

LR: Muy a menudo pensamos en la oración como algo que hacemos, una actividad propia. Este breve momento nos invita a mantener un silencio interior y alejarnos de todos los ruidos y preocupaciones de la vida y de nuestros pensamientos. En este silencio, la acción le pertenece a Dios. Es simplemente una llamada a permanecer en el amor de Dios, a descansar en Dios.

Silencio breve (Aproximadamente 5 minutos)

Himno


Segunda vigilia

La unidad visible de los cristianos Salmo: 85

Lectura: 1 Corintios 1:10-13a

Himno

Silencio breve (Aproximadamente 1 minuto)


Intercesiones

LR: Espíritu Santo, tú creas y recreas la Iglesia en todos los lugares. Ven y susurra en nuestros corazones la oración que Jesu- cristo dirigió a su Padre en la víspera de su pasión: "que todos sean uno... para que el mundo pueda creer".

C: Señor, ten misericordia.

LR: Nuestro Señor Jesucristo, Príncipe de la Paz, enciende el fuego de tu amor en no- sotros para que las sospechas, el desprecio y la incomprensión cesen en la Iglesia. Que caigan las murallas que nos separan.

C: Señor, ten misericordia.

LR: Espíritu Santo, Consolador de todos, abre nuestros corazones al perdón y a la reconciliación, y tráenos de vuelta de nues- tras andanzas.

C: Señor, ten misericordia.

LR: Nuestro Señor Jesucristo, dulce y humilde de corazón, danos pobreza de espíritu para que podamos acoger lo ines- perado de tu gracia.

C: Señor, ten misericordia.


Acción: Compartimos una señal de paz

LR: El Señor nos llama a estar unidos entre nosotros. Nos da su paz y nos invita a com- partirla. Intercambiemos un signo de su paz con nuestros vecinos con distancia- miento social.

Himno


Tercera vigilia

La unidad de todos los pueblos y de toda la creación Salmo: 96

Lectura: Revelación 7:9-12

Himno

Homilía opcional

Silencio breve (Aproximadamente 1 minuto)


Intercesiones

LR: Dios de la vida, has creado a cada ser humano a tu imagen y semejanza. Canta- mos tus alabanzas por habernos regalado nuestras numerosas culturas, expresiones de fe, tradiciones y etnias. Concédenos el coraje de oponernos siempre a la injusti- cia y al odio basado en la raza, la clase, el género, la religión y el miedo a los que no son como nosotros.

C: ¡Dios de la paz, Dios del amor, en ti está nuestra esperanza!

LR: Dios misericordioso, nos has mostrado en Jesucristo que somos uno en ti. En- séñanos a usar este don en el mundo para que los creyentes de todos los credos en todos los países puedan escucharse unos a otros y vivir en paz.

C: ¡Dios de la paz, Dios del amor, en ti está nuestra esperanza!

LR: Oh Jesús, viniste al mundo y com- partiste plenamente nuestra humanidad. Conoces las penurias de la vida de la gente que sufre de tantas maneras diferentes. Que el Espíritu de compasión nos mueva a compartir nuestro tiempo, vida y bienes con todos los necesitados.

C: ¡Dios de la paz, Dios del amor, en ti está nuestra esperanza!


Acción: Movernos hacia el centro... y salir al mundo

Inspirado en un texto de Doroteo de Gaza

LR: Se nos llama a ser ministros del amor sanador y reconciliador de Dios. Este trabajo sólo puede ser fructífero cuando permanecemos en Dios, como ramas de la verdadera vid que es Jesucristo. A medida que nos acercamos a Dios nos acerca- mos unos a otros. Imaginemos un círculo dibujado sobre el suelo. Imaginemos que este círculo es el mundo.

Las personas designadas, llevando velas sin luz, se levantan y forman un amplio cír- culo con distanciamiento social alrededor de una vela central.

LR: El centro representa a Dios, y los caminos hacia el centro son las diferentes maneras en que la gente vive. Cuando las personas que viven en este mundo, desean- do acercarse a Dios, caminan hacia el cen- tro del círculo...

Las personas dan varios pasos hacia el centro, manteniendo el distanciamiento social.

LR: ...en la medida en que se acercan al centro, a Dios, se acercan unos a otros. Y cuanto más se acercan entre ellas...

Las personas se van acercando al centro, manteniendo el distanciamiento social.

LR: ...más se acercan a Dios.

Individualmente, los portadores de las velas llegan al centro y uno por uno encienden sus velas. Volviendo a sus lugares ante- riores con distanciamiento social, forman un círculo, y todos en su lugar mantienen un tiempo de oración en silencio.


Silencio breve

(Aproximadamente 1 minuto)


La Oración del Señor

L: Con las palabras que Jesús nos enseñó, oremos juntos:

C: Padre nuestro...


Himno

Durante el canto del himno, los portadores de las velas regresan y comparten con la congregación la luz que han recibido.

LR: La espiritualidad y la solidaridad están vinculadas inseparablemente. La oración y la acción van juntas. Cuando per- manecemos en Jesucristo, recibimos el Espíritu de coraje y sabiduría para actuar contra toda injusticia y opresión. Decimos juntos:

C: Oremos y trabajemos para que Dios pueda reinar. A lo largo de tu día, deja que la Palabra de Dios insufle vida al trabajo y al descanso. Mantengamos el silencio interior en todas las cosas para poder morar en Cristo. Dejemos que nos invada el espíritu de las Bienaventuran- zas: alegría, sencillez, misericordia.


Bendición

L: ¡Seamos uno, para que el mundo pueda creer! Que cada uno permanezca en el amor de Dios, vaya al mundo y dé los fru- tos de este amor.

C: Que el Dios de la esperanza nos llene de todo el gozo y la paz en la fe, para que podamos abundar en la esperanza impulsados por el poder del Espíritu Santo. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Himno final