Home > Week of Prayer for Christian Unity > Prayer and Worship: Guía Diaria de Escritura y Oracion

WEEK OF PRAYER FOR CHRISTIAN UNITY 2021

PRAYER / WORSHIP:
Escritura Diaria y Guía de Oración
Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2022

View in English

2021 Week of Prayer for Christian Unity

Día 1, Levántanos y llévanos a tu luz perfecta. “Hemos visto su estrella en el oriente” (Mateo 2:2)

Escritura
  • 2 Timoteo 1:7-10: Esta gracia... que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo.
  • Juan 16:7-14: cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad.
Meditación

En este mundo frágil e incierto, buscamos una luz, un rayo de esperanza en la distancia. En medio del mal, anhelamos la bon- dad. Nuestra confianza descansa en el Dios que adoramos. Dios, en su sabiduría, nos permitió esperar la intervención divina; pero no habíamos previsto que la intervención de Dios sería una persona, y que el Señor mismo sería la luz en medio de nosotros. Esto superó todas nuestras expectativas. El regalo de Dios para nosotros es un "espíritu de poder y amor".

En medio de las tinieblas de la humanidad, brilló la estrella de Oriente. La luz de la estrella no sólo fue una iluminación en un momento histórico concreto, sino que sigue brillando y cambiando la faz de la historia de la humanidad. A pesar de las vicisitudes de la historia y del cambio de las circunstancias, el Resucitado sigue brillando, moviéndose dentro del flujo de la historia como un faro que guía a todos hacia esta luz perfecta y vence las tinieblas que nos separan unos de otros.

El deseo de superar las tinieblas que nos separan nos obliga a rezar y trabajar por la unidad de los cristianos.

Oración

Señor Dios, ilumina nuestro camino con la luz de Cristo que nos mueve y nos conduce. Guíanos a descubrir un pequeño pesebre en nuestros corazones donde aún duerme una gran luz. Creador de la luz, te agradecemos el don de esa estrella inmarchitable, Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Cura nuestras divisiones y acércanos a la Luz para que encontremos nuestra unidad en él. Amén.

Día 2, El liderazgo humilde derriba los muros y construye con amor. “¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido?” (Mateo 2:2)

Escritura
  • Filipenses 2:5-11: Quien, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse.
  • Mateo 20:20-28: El Hijo del Hombre, que no vino para ser servido, sino para servir.
Meditación

Jeremías denuncia el mal liderazgo de los reyes de Israel que dividieron y dispersaron al pueblo. En cambio, el Señor promete un rey-pastor que "hará justicia y rectitud en la tierra" y reunirá a los miembros de su rebaño.

Nuestro mundo anhela un buen liderazgo y busca constantemente a alguien que satisfaga este deseo. Sólo en Cristo hemos visto el ejemplo de un rey o líder conforme al corazón de Dios. Como estamos llamados a seguirle, también estamos llamados a emular su manera de ser siervos en el mundo y en la Iglesia. En Cristo encontramos a uno que no derriba ni divide, sino que edifica y repara para la gloria del nombre de Dios. Él es quien viene a servir, más que a ser servido, y sus seguidores están llamados a hacer lo mismo.

Hoy en día, el Oriente Medio está experimentando la pérdida de su pueblo en el exilio, ya que la "rectitud y la justicia" se están convirtiendo en bienes escasos, no sólo allí sino en todo el mundo.

Los líderes, tanto en el mundo como en la Iglesia, tienen la responsabilidad de unir en lugar de dispersar o dividir al pueblo de Dios. Cuanto más fielmente emulen los cristianos el liderazgo de servicio de Cristo, tanto más se superará la división tanto en el mundo y la Iglesia.

Oración

Dios, nuestro único refugio y fortaleza, ayúdanos a buscar a nuestro Señor Jesucristo no en los palacios de los poderosos sino en el humilde pesebre y a emularlo en su mansedumbre. Anímanos a vaciarnos mientras nos servimos unos a otros en obediencia a ti. Te lo pedimos en el nombre de Cristo que, contigo y con el Espíritu Santo, reina para siempre en la gloria. Amén.

Día 3, La presencia de Cristo, poniendo el mundo patas arriba. “Cuando el rey Herodes oyó esto, se turbó, y toda Jerusalén con él” (Mateo 2:3)

Escritura
  • 2 Tesalonicenses 2:13-3:5: Pero el Señor es fiel, y él los fortalecerá.
  • Mateo 2:1-5: Se turbó, y toda Jerusalén con él.
Meditación

La venida de Cristo perturba los caminos del mundo. En contraste con tantos líderes políticos, el Señor viene con humildad denunciando el mal de la injusticia y la opresión que acompaña a la ambición de poder y de estatus. La presencia de Jesús crea perturbación precisamente porque hace tambalear el barco de los ricos y los poderosos que sólo trabajan por sus propios intereses y descuidan el bien común. Pero, para los que trabajan por la paz y la unidad, la venida de Cristo trae la luz de la esperanza.

Todos tenemos que reconocer las instancias cuando nuestros caminos no son los del Dios de la justicia y la paz. Cuando los cristianos trabajamos juntos por la justicia y la paz, nuestros esfuerzos son más pode- rosos. Y cuando los cristianos trabajamos juntos de este modo, la respuesta a nuestra oración por la unidad de los cristianos se hace visible, de modo que otros reconocen en nosotros la presencia de Cristo en el mundo actual. La Buena Noticia es que Dios es fiel, y siempre es él quien nos fortalece y protege del daño, y nos inspira a trabajar por el bien de los demás, especial- mente de aquellos que viven en la oscuridad del sufrimiento, el odio, la violencia y el dolor.

Oración

Oh, Señor, tú has iluminado la estrella de la esperanza en nuestras vidas. Ayúdanos a estar unidos en nuestro compromiso para hacer realidad tu Reino de amor, justicia y paz y así ser la luz de la esperanza para todos los que viven en la oscuridad de la desesperación y la desilusión. Haz brillar tu luz sobre nosotros y enciende nuestros corazones para que tu amor nos rodee de calor. Levántanos a ti, que te has despojado por nosotros, para que nuestra vida te glorifique, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

Día 4, Aunque pequeños y sufridos, no nos falta nada. "Y tú, Belén... no eres en absoluto la más pequeña" (Mateo 2:6)

Escritura
  • Miqueas 5:2-5a, 7-8: De ti saldrá...el que será Señor en Israel.
  • Lucas 12:32-40: No tengáis miedo, pequeño rebaño.
Meditación

Desde la pequeña y humilde ciudad de Belén, el Señor, el Hijo de Dios, hizo su entrada en el mundo. Del vientre de una humilde aldeana, tomó carne humana, y eligió vivir su humanidad en la oscuridad y la sencillez. De la oscuridad ha salido un gobernante, el pastor y guardián de nuestras almas. Y aunque es nuestro pastor, se convirtió en el Cordero que cargó con los peca- dos del mundo para que fuéramos curados.

Belén, nombre que significa "casa del pan", puede ser una metáfora de la Iglesia que trae al mundo el pan de la vida. La Iglesia sigue siendo un lugar donde los débiles, los impotentes y los pequeños son bienvenidos porque en ella cada uno tiene un lugar.

En medio de la agitación política, los cristianos, al igual que otros en Oriente Medio, sufren persecución y experimentan un sentimiento de marginación, viviendo con miedo a la violencia y la injusticia. En Cristo encuentran un modelo de humildad, y de él escuchan una llamada a superar las divisiones y a estar unidos en un solo rebaño. Aunque son pocos, en su sufrimiento siguen los pasos del Cordero que sufrió por la salvación del mundo. Aunque son pocos, están seguros en la esperanza, no les falta nada.

Oración

Buen Pastor, la fragmentación del pequeño rebaño aflige a tu Espíritu Santo. Perdona nuestros débiles esfuerzos y nuestra lentitud en la búsqueda de tu voluntad. Danos pastores sabios según tu corazón que reconozcan el pecado de la división, y que conduzcan a las iglesias con rectitud y santidad, a la unidad en ti. Te pedimos, Señor, que escuches nuestra oración. Amén.

Día 5, Guiados por el Único Señor “La estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos”. (Mateo 2:9)

Escritura
  • Apocalipsis 22:5-9: porque Dios el Señor los iluminará.
  • Mateo 2:7-10: La estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos.
Meditación

Una y otra vez las escrituras nos dicen cómo el Señor Dios camina con el pueblo de Dios, lo protege y lo vigila día y noche. En todo nuestro caminar por la vida, podemos confiar en que Dios, que no "duerme ni se adormece", nos protege para que nuestros pies no resbalen y caigamos.

Incluso en la mayor oscuridad, Cristo es la luz que guía a todas las naciones, la gloria de Dios en el mundo, la fuente de la vida divina, sellando una nueva alianza en su sangre.

El camino hacia la unidad de los unos con los otros, y por tanto hacia una unión más estrecha con Cristo, no siempre está claro. En nuestros serios intentos de construir la unidad nosotros mismos, es demasiado fácil perder de vista este mensaje fundamental de las Escrituras: Dios no abandona al pueblo de Dios ni siquiera en sus fracasos y divisiones. Como nos recuerda la historia de los Reyes Magos, Dios guía a personas de todo tipo, con la luz de la estrella, hacia donde se encuentra Cristo, la luz del mundo.

Dios envía el Espíritu Santo cuya luz nos permite ver con los ojos de la fe la verdad del Niño divino, y la llamada a la unidad y a la reconciliación de todas las cosas en él. Es este Espíritu el que nos lleva de la oscuridad y la tragedia a la luz y la vida de Cristo.

Oración

Señor Dios, Padre nuestro, aumenta nuestra esperanza en ti y haznos saber en todo mo- mento que caminas con nosotros, velando por tu pueblo. Abre nuestros ojos a tu Espíritu, y anímanos en nuestra fe, para que confesemos que Jesús es el Señor, y lo adoremos y nos regocijemos en él como hicieron los Reyes Magos en Belén. Te pedimos estas bendiciones en nombre de tu Hijo Jesucristo. Amén.

Día 6, Reunidos en adoración en torno al Único Señor "Vieron al niño con su madre María y, postrándose ante él, lo adoraron. " (Mateo 2:11)

Escritura
  • Exodus 3:1-6: Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.
  • Mateo 28:16-20: cuando lo vieron, lo adoraron.
Meditación

Cuando los Reyes Magos llegaron a Belén y vieron al niño con su madre, lo adoraron. Del mismo modo, al ver la zarza ardiente, Moisés ocultó su rostro, temeroso de mirar a Dios. Cuando los discípulos vieron a Cristo resucitado en la montaña de Galilea, lo adoraron. En la liturgia celestial, los veinticuatro ancianos caen ante el que está sentado en el trono. Al encontrarnos con la presencia de Dios, respondemos así: mirada, seguida de asombro, que lleva a la adoración.

¿Lo vemos? ¿Nos asombra? ¿Estamos adorando realmente? En nuestra estrecha visión, con demasiada frecuencia sólo vemos nuestros desacuerdos, olvidando que el único Señor nos ha dado su gracia salvadora a todos, y que compartimos el único Espíritu que nos lleva a la unidad.

Como comunidades animadas por el Espíritu Santo, nuestras iglesias nos llaman a caminar juntos hacia el Niño Jesús para ofrecerle homenaje como un solo pueblo. El Espíritu de compasión nos guía unos a otros, y jun- tos nos guía a nuestro único Señor.

Oración

Dios compasivo, diste a los ciegos la visión para reconocerte como su Salvador, permítenos arrepentirnos. En tu misericordia, quita las escamas de nuestros ojos y llévanos a adorarte como nuestro Dios y Redentor. Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con nosotros, para que juntos te glorifiquemos en la comunión del Espíritu, y demos testimonio a todos los que nos rodean. Amén.

Día 7, Los dones de la comunión. “Luego, abrieron sus tesoros y le ofrecieron oro, incienso y mirra” (Mateo 2:11)

Escritura
  • Oseas 6:1-6: Lo que yo quiero es misericordia, y no sacrificio.
  • Mateo 6:19-21: Pues donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.
Meditación

En nuestro viaje a Belén, la ciudad del pan, contemplamos a los reyes magos que vinieron a rendir homenaje al Niño Jesús. Abrieron sus tesoros y ofrecieron al rey recién nacido sus regalos de oro, incienso y mirra.

¿Qué regalos hemos preparado para ofrecer al rey que viene a iluminar nuestras vidas y conducirnos a la gracia de la unidad? Sabemos que Dios no quiere nuestras riquezas ni ofrendas quemadas, sino que su poder actúa a través de nuestra pobreza. Preparemos entonces para él el regalo de un corazón lleno de amor. Arrodillarse en el acto de adoración requiere corazones contritos por el pecado que nos divide y obedientes a Aquel a quien servimos. Esta obediencia revive, sana y reconcilia todo lo que está roto o herido en nosotros, a nuestro alrededor y entre nosotros como cristianos.

Oración

Señor Dios, te has revelado en la epifanía de tu Hijo tanto a los que esperaban desde hace tiempo tu venida, como a los que no te esperaban. Tú conoces el sufrimiento que nos rodea, el dolor causado por nuestras divisiones. Te pedimos que permitas que nuestros corazones y nuestras mentes te conozcan. Mientras nos unimos a los reyes magos que vienen de lejos, te pedimos que abras nuestros corazones a tu amor y al amor de nuestros hermanos y hermanas que nos rodean. Recibe nuestra oración en el nombre de tu Hijo Jesucristo que vive y reina contigo y el Espíritu Santo. Amén.

Día 8, Más allá de las rutas familiares de separación hacia los nuevos caminos de Dios. “... regresaron a su tierra por otro camino” (Mateo 2:1-12)

Escritura
  • Jeremías 31:31-34: haré un nuevo pacto con la casa de Israel.
  • Mateo 11:25-30: porque estas cosas las escondiste.
Meditación

No sabemos qué pensaron los reyes magos, que eran expertos en astronomía y navegación, cuando se les advirtió que debían regresar por otro camino. Es posible que estuvieran muy confundidos, pero la misma luz que iluminó su viaje les mostró que había otro camino, otra posibilidad. Fueron llamados a cambiar de dirección.

La divina providencia de Dios siempre está ahí para mostrarnos que hay otro camino preparado para nosotros. Dios está ahí para renovar su alianza y levantarnos de la frustración que experimentamos cuando encontramos un obstáculo. Un nuevo comienzo siempre es posible cuando estamos dispuestos y abiertos a la obra del Espíritu.

En los viejos caminos conocidos, las comunidades cristianas han caminado separadas unas de otras. En los nuevos caminos a los que Dios nos llama, los cristianos caminan juntos y se convierten en compañeros de peregrinación.

Oración

Dios mío, cuando pensamos que todos los caminos están bloqueados, y caemos en la desesperación, siempre te encontramos allí. Nos encontramos con que estás cre- ando un nuevo camino ante nosotros, uno que no esperábamos. Te damos las gra- cias porque tus caminos creativos abren posibilidades imprevistas. Ayúdanos a en- contrarte siempre, que aún nos conduces por un camino más excelente. Te pedimos, por Jesucristo nuestro Señor, en la comu- nión del Espíritu Santo, que nos conduzcas siempre hacia ti. Amén.