Una Celebración Ecuménica de la Palabra de Dios —
                                                                           Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2011
    

Guía Diario de Escritura y Oración

 

"L(s)" se refiere al líder(es) en el culto. Estos serán escogidos por las iglesias presentes. "A" se refiere a la asamblea reunida en el culto.

Entrada
Se hace sonar tres veces un gong o una campana para indicar el comienzo del servicio, seguido de un momento de silencio. Los líderes del culto ingresan junto con los participantes que llevan la Biblia, una cruz sencilla y, posiblemente, símbolos inspirados por el texto de los Hechos 2:42.

Himno

Invocación de Apertura
L: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
A: Amén.
L: De todos los cristianos en Jerusalén a los fieles de esta congregación, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: (Que la gracia y la paz sean con ustedes! (1 Tesalonicenses 1:1)
A: Demos gracias a Dios.

Palabras de Bienvenida
El líder del culto o el pastor de la congregación anfitriona da la bienvenida a la asamblea y presnta una breve introducción a la celebración del año 2011, ubicándola dentro del marco del tema elegido.

Oración de Apertura
L: Dios amoroso y compasivo, nos creaste a tu imagen y semejanza.
A: Por eso te alabamos y te damos gracias.
L: Nos reunimos en tu nombre, para pedirte que restaures la unidad de todos aquellos que confiesan que tu Hijo, Jesucristo, es el Señor y Salvador de todos.
A: Oh Dios, escúchanos y ten compasión de nosotros.
L: Ayúdanos en nuestra debilidad y fortalécenos con tu Espíritu Santo.
A: Envíanos tu Espíritu y haz de nosotros uno solo.
L: Dios misericordioso, has prometido, a través de tus profetas, que Jerusalén será el hogar de muchos pueblos y la madre de muchas naciones. Escucha nuestras oraciones para que Jerusalén, la ciudad de tu visita, pueda ser para todos un lugar para habitar contigo y para encontrarnos en paz. Oremos al Señor.
A: Señor, ten piedad.
L: Piadoso Dios, que tu Espíritu de vida conmueva a cada corazón humano, que las barreras que nos dividen puedan derrumbarse, que las sospechas desaparezcan y que los odios cesen, y que, cuando las divisiones hayan sanado, que tu pueblo pueda vivir en justicia y paz. Oremos al Señor.
A: Señor, ten piedad.
L: Abramos ahora nuestros oídos y nuestros corazones para escuchar tu Palabra proclamada y ayúdanos a vivir en ella con más fidelidad que la que todos practicamos y proclamamos, para la gloria de tu nombre y la expansión de tu reino, la más Sagrada Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
A: Amén.

Proclamación de la Palabra de Dios

Orador: Isaías 58:6-10

Salmo 96:1-13: Cantad a Jehová cántico nuevo y bendecid su santo nombre.
(U otro himno basado en el Salmo 96. Si no se canta el salmo, se puede recitar la antífona).

Cantad a Jehová cántico nuevo; Cantad a Jehová, toda la tierra. Cantad a Jehová, bendecid su nombre; Anunciad de día en día su salvación. Proclamad entre las naciones su gloria, En todos los pueblos sus maravillas.

Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Temible sobre todos los dioses. Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos; Pero Jehová hizo los cielos. Alabanza y magnificencia delante de él; Poder y gloria en su santuario.

Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, Dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la honra debida a su nombre; Traed ofrendas, y venid a sus atrios. Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; Temed delante de él, toda la tierra.

Decid entre las naciones: Jehová reina. También afirmó el mundo, no será conmovido; Juzgará a los pueblos en justicia. Alégrense los cielos, y gócese la tierra; Brame el mar y su plenitud. Regocíjese el campo, y todo lo que en él está;
Entonces todos los árboles del bosque rebosarán de contento,
Delante de Jehová que vino; Porque vino a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad.

Orador: Hechos 2:42-47

Aleluya: cantado
Deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. (Mt. 5:24)

L: Evangelio. Mateo 5:21-26

EL SERMÓN
El sermón es predicado por el líder de una de las iglesias invitadas.

Oraciones de Penitencia
L: Recordemos que los creyentes perseveraban en la doctrina de los apóstoles y en la comunión unos con otros: confesamos nuestra falta de fidelidad y comunión unos con otros. Oremos al Señor.
A: Señor, ten piedad.
L: Recordemos que se sobrecogieron y vieron muchas maravillas y señales, confesamos nuestra falta de visión que evita que veamos la gloria de tu obra entre nosotros. Oremos al Señor.
A: Señor, ten piedad.
L: Recordemos que todos los que creyeron tenían cosas en común y apoyaban a los necesitados, confesamos que nos aferramos a las posesiones a expensas de los pobres. Oremos al Señor.
A: Señor, ten piedad.
L: Recordemos que los creyentes pasaron mucho tiempo en oración y partimiento del pan en el hogar, con corazones alegres y generosos: confesamos nuestra falta de amor y generosidad. Oremos al Señor.
A: Señor, ten piedad.

Certidumbre del Perdón de Dios
L: Esto es lo que se habló a través del profeta Joel, en los últimos días, Dios declara: derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo.'
Mientras esperamos la venida del Señor, tenemos también la certidumbre de que Cristo nos perdona, nos renueva y nos hace uno nuevamente.

OFRENDA
El líder anfitrión del culto designa al destinatario de la ofrenda e invita a todos a participar en la misma. Durante la recolección se puede cantar un himno o una selección musical.

Intercambio de la Paz
L: Cristo es nuestra paz. Él nos ha reconciliado con dios en un cuerpo en la cruz: nos reunimos en Su nombre y compartimos Su paz. La paz del Señor esté siempre ustedes.
A: Y también contigo.

Acción Ritual
Al finalizar la paz, se distribuyen velas. Éstas se encienden después de cada intención en la Letanía de Unidad Cristiana. Se sugiere a los participantes que se lleven las velas que recibieron a sus hogares y que las enciendan cada noche durante la semana de oración y, si corresponde, que las coloquen en sus ventanas como una continuación de esta vigilia de oración y como un recuerdo de los Cristianos en todo el mundo, que sufren por su fe.

Letanía de Unidad Cristiana
L: En Cristo, Dios reconcilió al mundo consigo y nos confió la palabra de la reconciliación. Como embajadores de la reconciliación de Cristo, suplicamos a Dios. (cf. 2 Corintios 5:19f)
Lector 1: Cuando abrimos nuestra Biblia juntos, sin importar nuestra tradición Cristiana, cuando oramos juntos a pensar de nuestras distintas sensibilidades,
A: todo se vuelve nuevo otra vez y hace que nuestra unidad sea visible.
Lector 2: Cuando ayudamos a construir buenas relaciones entre los judíos, los cristianos y los musulmanes, cuando derribamos el muro de indiferencia y odio,
A: todo se vuelve nuevo otra vez y hace que nuestra unidad sea visible.
Lector 1: Cuando trabajamos por la justicia y la solidaridad, cuando pasamos del temor a la confianza,
A: todo se vuelve nuevo otra vez y hace que nuestra unidad sea visible.
Lector 2: Cuando prestamos atención a las necesidades de las familias afligidas, de los pobres, los que perdieron la esperanza y de todos los que sufren, en el nombre de nuestro Señor,
A: todo se vuelve nuevo otra vez y hace que nuestra unidad sea visible.
Lector 1: Cuando nuestras iglesias son testigos de un futuro en el que se desarrollarán lazos más estrechos entre todos en el servicio del Evangelio en el mundo,
A: todo se vuelve nuevo otra vez y hace que nuestra unidad sea visible.
Lector 2: Tenemos muchas cosas en común, la Palabra de Dios, la doctrina de los Apóstoles y un bautismo. Pero aún no podemos compartir una misma Eucaristía. Cuando nuestro Espíritu nos conduce a una plena comunión visible,
A: todo se vuelve nuevo otra vez y hace que nuestra unidad sea visible.

Padre Nuestro
L: Oremos juntos, cada uno en su propio idioma, las palabras que Jesús nos dejó:
A: Padre nuestroY

Palabras de envoi
L: Que el Padre, que es fiel a sus promesas e inagotable en su ayuda, los apoye a medida que avanzan para luchar por la justicia y para terminar con la división.
A: Amén.
L: Que el Hijo, que santificó la Tierra Santa mediante su nacimiento, ministerio, muerte y resurrección, les traiga la redención, la reconciliación y la paz.
A: Amén.
L: Que el Espíritu, que reunió a los primeros creyentes como uno, los una en la fidelidad a la doctrina y la comunión unos con otros, el partimiento del pan y las oraciones y los inspire para predicar y vivir en el Evangelio.
A: Amén.
L: Que el Único Dios, Padre, Hijo y Espíritu, los bendiga y los proteja mientras avanzan para proclamar sus Buenas Noticias al mundo.
A: Amén.

Bendición final
A: Que la bendición del Dios de paz y justicia esté con nosotros;
Que la bendición del Hijo, que conquistó el sufrimiento y la muerte, esté con nosotros;
Y que la bendición del Espíritu, que nos inspira para la reconciliación y la esperanza, esté con nosotros, de aquí a la eternidad.
Amén.

Postludio

                                                                   Copyright © 2010 Graymoor Ecumenical and Interreligious Institute