Guía Diaria de Escitura Oración — Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2010

Guía Diario de Escritura y Oración

 
 
 
 
 
 


Día 1, Testimonio celebrando la vida

Escritura

Génesis 1: 26-31, Dios vio todo lo que había hecho, y todo era muy bueno.
Salmo 104:1-24, Qué abundantes son tus obras, Señor.
1Corintios 15:12-20, Si los muertos no han de resucitar, es que tampoco Cristo ha resucitado.
Lucas 24:1-5, ¿Por qué buscas entre los muertos al que está vivo?

Meditación

Nuestro camino hacia la unidad cristiana se arraiga firmemente en nuestra fe común en la resurrección de Jesucristo. Al reunirnos en esta Semana de Oración Por la Unidad Cristiana, damos testimonio de nuestra fe común compartida manifestando nuestra preocupación por toda la vida humana.

La lectura del libro del Génesis nos recuerda el poder y la energía creadora de Dios. San Pablo exhorta a los habitantes de Corinto a colocar toda su confianza en el Señor resucitado y en la nueva vida que nos ofrece. El salmo prosigue sobre el mismo tema proclamando la gloria de la creación divina.

El pasaje del evangelio de este día nos da ánimo para tener confianza en el poder de Jesús y, así, experimentar la vida y la sanación.

Hoy dia damos gracias a Dios por su testimonio de amor para con nosotros.

Oración

Señor, Tú que eres nuestro creador, te alabamos por todos los que dan testimonio de su fe con sus palabras y acciones. Viviendo plenamente nuestra vida, sentimos tu presencia amorosa en las numerosas experiencias que nos ofreces. Haz que estemos unidos en nuestro testimonio común cuando celebramos la vida, tú que nos bendices, tú que eres el autor de toda la vida. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

En qué medida el propio testimonio y el de su Iglesia celebran la vida?
¿Su testimonio puede conducir a otras personas a comprender que Cristo ha resucitado de entre los muertos?
En su vida, ¿qué ámbitos se consideran como esferas de crecimiento personal?
¿Existen cosas del pasado en las cuales las Iglesias se enganchan y de las cuales una nueva conciencia ecuménica nos invita a desprendernos


Día 2, Dar testimonio compartiendo nuestras experiencias

Escritura

Jeremías 1:4-8, Irás a todos los sitios adonde yo te envíe.
Salmo 98 (97), Cantad al Señor un cántico nuevo.
Hechos 14:21-23, Animándolos a permanecer firmes en la fe
Lucas 24:13-17a, ¿Qué es eso que discutes mientras vas de camino?

Meditación

Compartir nuestras experiencias personales es una manera poderosa para dar testimonio de nuestra fe en Dios. Escucharnos mutuamente con respeto y con atención nos permite encontrar a Dios en la misma persona con la cual tenemos este intercambio. La lectura de Jeremías nos ofrece un testimonio poderoso que señala la llamada de Dios al profeta. El debe compartir lo que ha recibido para que así los hombres entiendan la Palabra de Dios y fundamenten en ella sus existencias. Los discípulos de la Iglesia primitiva recibieron también esta llamada para proclamar la Palabra de Dios, como da testimonio la lectura de los Hechos de los Apóstoles. El Salmo nos invita elevar a Dios un canto de alabanza y acción de gracias.

El Evangelio de este día nos presenta una imagen de Jesús curando nuestra ceguera y disipando nuestras decepciones. Nos ayuda a situar nuestras experiencias en el desarrollo del único plan de Dios. Durante esta semana de oración por la unidad cristana escuchamos a otros cristianos hablar de su fe con el fin de encontrar a Dios en todas las múltiples ma-neras en que se nos revela. Escuchando con atención crecemos en la fe y en el amor. A pesar de la diversidad de nuestro testimonio personal y colectivo, descubrimos que estamos vinculados unos a otros en una misma historia, la del amor de Dios que se nos re-veló en Jesucristo.

Oración

Señor de la historia, te damos gracias por todos los que nos hablaron de su fe y dieron testimonio de tu presencia en sus vidas. Te alabamos por la riqueza de nuestras vidas como individuos y como iglesia. En estos relatos, vemos el desarollo de una sola historia de Jesucristo. Oramos por el valor y la fuerza de hablar de nuestra fe con los que encontramos para que todos conozcan el mensaje de tu Palabra. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

¿Se habla del Evangelio o se discute simplemente de cosas y de otros?
¿Estamos abiertos, nosotros o nuestra Iglesia, para interesarnos por los demás?
¿Estamos abiertos para hablar de la fe a otras personas y dar testimonio de la presencia de Dios en su experiencia personal con relación a la vida y a la muerte?
¿Tenemos conciencia del potencial enorme y positivo que los medios modernos de comunicación pueden ofrecer a la Iglesia hoy?


Día 3, Dar testimonio con convicción

Escritura

1 Samuel 3:1-10, Habla, Señor, que tu servidor escucha.
Salmo 23 (22), El Señor es mi pastor.
Hechos 8, 26-40, Felipe anunciando la buena noticia de Jesús.
Lucas 24, 13-19a, Sus ojos ofuscados empiezan a reconocerlo.

Meditación

Crecer en la fe es una jornada compleja. Es fácil no percibir el amor de Dios que se nos revela en nuestra vida diaria y en nuestras distintas experiencias. Como los dos discípulos del Evangelio, tenemos una opinión parcial sobre la verdad, y pensamos que a veces conocemos la realidad e intentamos explicar nuestra visión de las cosas a otros. En el mundo de hoy, estamos invitados a percibir la presencia de Dios en todos los acontecimientos sorprendentes o improbables de nuestras vidas.

La lectura del Antiguo Testamento de este día nos hace entender cómo Dios llama e invita a Samuel a dar testimonio. Pero Samuel debe sobre todo oir su Palabra. Eso presupone disponibilidad y voluntad de escuchar a Dios.

Con la lectura de los Hechos, encontramos este deseo de escuchar la Palabra de Dios en Felipe y en el eunuco etíope. Ellos dan testimonio de su fe respondiendo a lo que se les pide en ese momento preciso. Escuchan atentamente y responden en consecuencia. El salmo del Buen Pastor refleja la confianza tranquila del que tiene conciencia del cuidado amoroso de Dios que reúne a su rebaño y conduce a sus ovejas a verdes praderas.

Durante esta semana de oración por la unidad cristiana, intentamos tomar conciencia que Dios está presente en todos los acontecimientos y experiencias diarias. Nos encontramos con personas que nos son familiares y otras que son extrañas. Durante estos intercambios, conocemos algo de la experiencia espiritual de los otros y nuestra visión de la realidad de Dios se encuentra renovada. Esta conciencia de la presencia de Dios nos anima a trabajar en favor de la unidad de los cristianos.

Oración

Señor, Buen Pastor, que vienes a nuestro encuentro y nos acompañas cada día de nuestra vida. Concédenos la gracia de ser conscientes de todo lo que haces por nosotros. Te pedimos que nos ayudes a abrirnos a todo lo que nos ofreces y a reunirnos en un solo rebaño. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

¿Cuándo tomamos conciencia de la presencia de Dios en nuestra vida?
¿Tenemos conciencia de los grandes momentos de alegría y de las tragedias que ocurren en el mundo y, a vuestro modo de ver, con qué acción común las Iglesias podrían responder?
¿Para dar testimonio de la fe, parece suficiente estar atentos, o se podrían hacer otras cosas?
¿Cómo se consigue percibir que Dios está en la realidad cuando su presencia no responde a nuestra espera?


Día 4, Dar testimonio celebrando la herencia de la fe

Escritura

Deuteronomio 6:3-9, El Señor Dios es el único Señor.
Salmo 34, Bendigo al Señor en todo momento.
Hechos 4:32-35, Un mismo sentir y pensar.
Lucas 24:17-21, Nosotros teníamos la esperanza…

Meditación

Todos tenemos una enorme deuda de gratitud hacia los que nos han dado una base para nuestras vidas cristianas. Son numerosos los hombres y mujeres que, por sus oraciones, su testimonio y sus celebraciones, supieron transmitir la fe a las generaciones siguientes. Las lecturas de este día afirman la importancia del apoyo de la comunidad de fe para garantizar la difusión de la Palabra de Dios. El pasaje del Deuteronomio nos ofrece la bella oración de nuestros hermanos y hermanas judíos que alababan a Dios diariamente con estas palabras. El salmo nos invita a dar testimonio de nuestra herencia de creyentes en la alabanza, para que nuestra fe se manifieste en la glorificación y la acción de gracias. El pasaje de los Hechos revela una comunidad unida en la fe y en la caridad. El pasaje del Evangelio nos presenta a Jesús de Nazaret como el centro de la herencia de nuestra fe.

Uniéndonos a nuestros hermanos y hermanas cristianos en la oración por la unidad durante esta semana, acogemos la rica variedad y la diversidad de nuestra herencia cristiana. Pe-dimos que la conciencia de nuestra herencia común nos una más estrechamente mientras progresamos en la fe.

Oración

Señor Dios nuestro, te damos gracias por todas las personas y las comunidades que nos han transmitido el mensaje de la Buena Noticia y así nos han dado una base sólida para nuestra fe. Te pedimos que juntos demos testimonio de nuestra fe, con el fin de fomentar que otros te conozcan y pongan su confianza en la verdad de la salvación ofrecida por Jesucristo para la vida del mundo. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

¿Quiénes son los que nos han inspirado en la fe?
¿Cuáles son los aspectos de fe que inspiran nuestra vida diaria?
¿Qué principales enseñanzas consideramos que se nos transmitieron?
¿Cómo podemos reconocer que Dios está trabajando con nosotros en la transmisión de la fe a las generaciones futuras?


Día 5, Testimonio por medio de sufrimiento

Escritura

Isaías 50:5-9, El es mi ayuda.
Salmo 124, Nuestro auxilio es el nombre del Señor.
Romanos 8, 35-39, El amor que Dios nos tiene en Cristo Jesús.
Lucas 24: 25-27, Les explicó cada uno de los pasajes que se referían a él mismo.

Meditación

La realidad del sufrimiento es algo de lo que habla con energía el profeta Isaías en el pasaje de hoy donde nos recuerda que Dios no renuncia nunca a ver la humanidad sufriente. En cambio, el salmo proclama la necesaria confianza que el creyente guarda hacia su Salvador.

La Carta a los Romanos anuncia la certeza que el amor es todavía más fuerte, y que el dolor y el sufrimiento nunca prevalecerán.

En las huellas del Señor, los cristianos que buscan la plena unidad manifiestan su solidaridad hacia aquéllos que en sus vidas enfrentan situaciones trágicas, confesando que el amor es más fuerte que la muerte. Y que de la humillación extrema de la tumba, la resurrección llegó a ser como un nuevo sol para la humanidad como un clamor anunciante de vida, de perdón y de inmortalidad.

Oración

Dios Padre nuestro, que ves con compasión nuestras situaciones de miseria, sufrimientos, pecado y muerte, te pedimos perdón, sanación, consolación y el apoyo en nuestras pruebas. Te damos gracias por los que llegan a ver tu luz en su aflicción. Que tu Espíritu divino nos enseñe la inmensidad de tu compasión para hacernos solidarios en el dolor de nuestros hermanos y hermanas; y que colmados con sus bendiciones, podamos en la unidad proclamar y compartir con el mundo la victoria de tu Hijo que vive por siempre. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

¿Cómo se puede mostrar empatía hacia los que sufren y están en el dolor?
¿Qué sabiduría y qué profundizaciones hemos adquirido a través del sufrimiento que hemos conocido en la propia vida?
¿Cómo vivimos la solidaridad con el sufrimiento y la opresión de numerosas personas que conocen la pobreza en este mundo y qué experiencia tenemos?
¿Cómo podemos darnos cuenta de la misericordia de Dios y de la esperanza que ponemos en la luz de la cruz de Cristo?


Día 6, Dar testimonio fiel según las Escrituras

Escritura

Isaías 55:10-11, La palabra que sale de mi boca no volverá a mí sin cumplir su cometido.
Salmo 119 (118):17-40, Abre mis ojos para que vea las maravillas de tu ley.
2 Timoteo 3:14-17, Toda Escritura está inspirada por Dios.
Lucas 24:28-35, Jesús explica las Escrituras a los discípulos.

Meditación

Los cristianos tienen el privilegio de descubrir la Palabra de Dios en la lectura de las Santas Escrituras y la celebración de los sacramentos. Escuchando fielmente la proclamación de las Escrituras y la lectura fervorosa de los distintos libros de la Biblia, abren sus corazones y su espíritu para acoger la Palabra misma de Dios.

Desde un punto de vista histórico, los cristianos se dividieron tanto con respecto a la lectura como a la comprensión de la Palabra de Dios. Afortunadamente, gracias a las Santas Escrituras, los cristianos recientemente se acercaron unos a otros en su búsqueda por la unidad. El estudio compartido de la Biblia pasó a ser uno de los principales medios de crecer juntos en la fe. Como cristianos, el camino que celebramos durante esta semana de oración por 1a unidad cristiana se afianza firmemente en la Palabra de Dios que escuchamos juntos para entenderla y vivirla.

El profeta Isaías nos recuerda que cuando se proclama con energía la Palabra de Dios es más eficáz. No regresa a Dios sin resultado sino que hace efectivo el objetivo para el cual Dios la envió. Encontramos este mismo mensaje en las palabras dirigidas a Timoteo, cuando es invitado a creer en la eficacia de las Escrituras que son, para los fieles, un instrumento para hacer el bien. El salmo alaba las palabras y las disposiciones del Señor y nos ayuda en nuestro discernimiento para que amemos la ley sagrada.

Durante esta semana de oración por 1a unidad, oramos para que todos los cristianos puedan penetrar más profundamente en el misterio de la maravillosa revelación divina tal como se nos muestra en las Santas Escrituras. Pedimos al Espíritu Santo que nos ayude a comprender mejor la Palabra de Dios y orientarnos en nuestra jornada común de fe, hasta que estemos reunidos de nuevo alrededor de la mesa del Señor.

Oración

Oh Dios, te alabamos y agradecemos por tu Palabra que nos salva por medio de las Santas Escrituras. Te agradecemos también por nues-tros hermanos y hermanas con quien compartimos tu Palabra y descubrimos juntos la grandeza de tu amor. Te pedimos nos concedas la luz del Espíritu Santo para que tu Palabra nos guíe y oriente nuestros pasos en nuestra búsqueda de una mayor unidad. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

¿Cuáles son los pasajes de la Escritura que, para nosotros, son los más significativos?
¿Quién o qué hace nacer una ardiente pasión por el Evangelio y el deseo de testimoniar a Cristo?
¿Qué pasajes de las Escrituras nos ayudan a comprender mejor el testimonio de los otros cristianos?
¿A vuestro modo de ver, cómo las Iglesias podrían utilizar las Escrituras de manera más eficaz en sus vidas y en su oración diaria?


Día 7, Dar testimonio por la esperanza y la caridad

Escritura

Job 19:23-27, Yo mismo lo contemplaré.
Salmo 63 (62), Mi alma tiene sed de Dios.
Hechos 3:1-10, Te daré lo que poseo.
Lucas 24:36-40, Los discípulos estaban sorprendidos y muy asustados.

Meditación

En su curso de vida y fe, todos los cristianos atraviesan momentos de duda. Los cristianos tienen el desafío de seguir creyendo que, si no ven ni sienten la presencia de Dios, Dios está con ellos.

El personaje de Job nos ofrece el ejemplo del que tiene que afrontar duras tribulaciones y pruebas y que pide tener un apretado debate con Dios. Sin embargo, en la fe y la esperanza el estaba convencido que Dios permanecería con él. Encontramos esta confianza y esta convicción en las acciones de Pedro y Juan durante el relato del lisiado en los Hechos. Su fe en el nombre de Jesús les permite dar un poderoso testimonio delante de todas las personas presentes.

El salmo de hoy es una oración que refleja nuestra profunda aspiración por el amor inquebrantable de Dios.

Nuestro encuentro durante esta Semana de oración por la unidad de los cristianos ofrece a nuestras comunidades la posibilidad de crecer juntos en la fe, la esperanza y el amor. Damos prueba del amor inquebrantable de Dios por todos los seres humanos y su fidelidad hacia la Iglesia que estamos llamados a ser. Cuanto más testimonio demos juntos, mucho mas fuerte será nuestro mensaje.

Oración

Dios de la esperanza, haznos descubrir el proyecto que tienes para tu Iglesia y haz que superemos nuestras dudas. Aumenta nuestra fe en tu presencia para que todos los que profesan su fe en ti, juntos puedan celebrarte en espíritu y en verdad. Te pedimos especialmente por todos los que dudan actualmente o cuyas vidas se oscurecen por el peligro o el miedo. Permanece con ellos y dáles tu presencia consoladora. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

¿Cómo afrontamos nuestros propios miedos y dudas?
¿En qué medida nuestro comportamiento puede ser fuente de temor o ansiedad para otros?
¿En qué circunstancias afrontamos nuestros propios miedos y dudas y damos testimonio de fe en Cristo superando estas dificultades?
¿Cómo las comunidades cristianas pueden fomentar unas y otras la fe y la esperanza?


Día 8, Testimonio por medio de la hospitalidad

Escritura

Génesis 18:1-8, Voy a buscar algo de comer para que repongas fuerzas.
Salmo 146 (145), Hace justicia a los oprimidos y da pan a los que tienen hambre.
Romanos 14:17-19, Busquemos con afán lo que contribuye a la paz y a la convivencia mutua.
Lucas 24:41-48, Entonces abrió su mente para que comprendieran el sentido de las Escrituras.

Meditación

Como en el tiempo de Lucas, son numerosas las personas y las comunidades que han tenido que abandonar sus hogares y encontrar refugio en tierra extranjera. Nuestras comunidades han descubierto nuevas religiones y culturas extranjeras gracias a la llegada de fieles de las grandes religiones mundiales.

Durante la semana de oración por la unidad de los cristianos, reconocemos nuestra jornada compartida hacia la unidad. Cristo nos pide acoger y recibir al extranjero porque él en adelante es nuestro vecino. La historia en el Génesis describe cómo Abraham recibió a Dios al abrir su casa y al ofrecer hospitalidad a los extranjeros. El salmo de hoy es una ala-banza a Dios por su fidelidad eterna y por todo lo que hace por nosotros.

La carta a los Romanos nos recuerda que el Reino de Dios se realiza a través de la justicia, la paz y la alegría en el Espíritu Santo. Cristo resucitado reúne a sus discípulos, come con ellos y lo reconocen. Les recuerda lo que las Escrituras decían de El y les explica lo que no habían comprendido hasta entonces. Así les libera de sus dudas y temores y los envía a dar testimonio de todo eso. Como ellos, podemos encontrar a Cristo cuando nos ofrecemos a compartir nuestra vida y nuestros talentos.

Oración

Dios de amor, nos has mostrado tu hospita-lidad en Cristo. Reconocemos que es compartiendo nuestros dones con los otros como te encontramos. Dános la gracia de estar unidos cuando caminamos juntos y a reconocerte en cada uno de nosotros. Acogiendo al extranjero en tu nombre, haz que demos testimonio de tu hospitalidad y tu justicia. Amén.

Cuestiones para la Reflexión

¿En qué medida el país donde vivimos se muestra acogedor hacia los extranjeros?
¿Entre nosotros, cómo se acoge al extranjero? ¿Se le concede un espacio donde vivir?
¿Cómo podemos manifestar la gratitud hacia los que supieron acogerlos mostrándose disponibles?
¿Cómo la Cruz nos muestra que la hospitalidad de Dios es una hospitalidad vivida en el don total de sí?

                                                                   Copyright © 2009 Graymoor Ecumenical and Interreligious Institute