Una Celebración Ecuménica de la Palabra de Dios
Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2005

Todo lo que existe es de ustedes, y ustedes son de Cristo, y Cristo, el único cimiento, es de Dios.
(1 Corintios 3:1-23)

"L(s)" se refiere al líder(es) en el culto. Estos serán escogidos por las iglesias presentes en el culto. "C" se refiere al cantor, que guia el canto de la asamblea. "A" se refiere a la asamblea reunida en el culto.

Preludio

Apertura del Culto: Procesión, Himno y Bienvenida

Los líderes de las iglesias presentes para este servicio y otros ministros litúrgicos forman el cuerpo procesional. Un himno que enfatiza a Cristo como el único cimiento acompaña a la procesión. Una cruz sencilla va en primer lugar, y se pone en un lugar prominente del presbiterio. Esta se usará luego en el servicio. Un recipiente lleno de piedras grandes está al frente del santuario, tambien para usarse luego. El líder anfitrión da la bienvenida a todos los presentes y hace referencia al texto y al tema bíblico de la Semana de Oración de este año en el nombre del Trino Dios.

Oración Introductoria

L: Señor, Dios vivo, te damos gracias por las obras magníficas que has hecho con nosotros. Te damos gracias particularmente por tu Hijo Jesucristo quien, aceptando morir en la cruz, nos ha concedido la salvación. Guárdanos junto con Él, al pie de la cruz, para que encontremos consuelo y alegría, salud y sabiduría de palabra y de obra. Con todos los fieles cantamos tu alabanza, por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
A:
Amén.
 

Acción de Gracias

Se recomienda que esta sea dirigida por dos líderes: L1 y L2.

L1: Yo te amo pueblo mío, en Belén nací. Recibí el nombre de Emanuel porque soy Dios por todos los siglos.
 A: Te bendecimos, Señor.
 L2: Yo bajé al agua del Jordán donde fui bautizado como signo del bautismo en el Espíritu que habría de venir para que toda carne fuera purificada y renovada.
A: Te bendecimos, Señor.

 L1: Yo proclamé la buena noticia del reino del Padre: reino de justicia y misericordia, de amor y verdad, de paz y felicidad. Mis manos curaron a enfermos y mi presencia trajo la paz.
 A: Te bendecimos, Señor.

 L2: Yo te reuní, pequeño rebaño, como la gallina a sus pollos, como el pastor a su rebaño. He querido llevarte sobre mis hombros y conducirte al paraíso.
 A: Te bendecimos, Señor.

 L1: Yo partí el pan y ofrecí el vino nuevo para hacer una alianza contigo y darte la vida abundante. Pedí al Padre que mi alegría esté en ti.
 A: Te bendecimos, Señor.

 L2: Yo entregué mi espíritu en el leño de la cruz, he muerto para el perdón de los pecados y reunir a los hijos dispersos del Padre. Al tercer día resucité de entre los muertos.
 A: Te bendecimos, Señor.

 L1: Yo derramé sobre ti mi Espíritu Santo desde la diestra de mi Padre. Él te recordará todo lo que te he enseñado. Él es soplo de vida. Es luz y consuelo, fuerza en tu testimonio, guía de tu oración.
 A: Te bendecimos, Señor.

 L2: Escucha, pueblo mío: yo estoy contigo todos los días hasta el fin de los tiempos, para que seás uno como yo soy con el Padre, y el mundo crea. Escucha mi voz, pueblo mío, para que no haya más que un solo rebaño y un solo Pastor.
A: Te bendecimos, Señor.

Himno de Alabanza

Proclamación de la Palabra de Dios

Lector: Génesis 28:10-17.

Cantor: Salmo 118:16-24. (cantado o recitado, o musica alternativa)
C: La piedra que los contructores desecharon en piedra angular se ha convertido.
A: La piedra que los contructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

C: "¡Excelsa la diestra de Yahveh, la diestra de Yahveh hace proezas!"
A: La piedra que los contructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

C: No, no he de morir, que viviré, y contaré las obras de Yahveh. Me castigó, me castigó Yahveh pero a la muerte no me entregó.
A: La piedra que los contructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

C: ¡Abridme las puertas de justicia, entraré por ellas, daré gracias a Yahveh!
A: La piedra que los contructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

C: Aquí está la puerta de Yahveh, por ella entran los justos.
A: La piedra que los constructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

C: Gracias te doy, porque me has respondido, y has sido para mí la salvación.
A: La piedra que los constructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

C: Esta ha sido la obra de Yahveh, una maravilla a nuestros ojos.
A: La piedra que los constructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

C: ¡Este es el día que Yahveh ha hecho, exultemos y gocémonos en él.
A: La piedra que los contructores desecharon en piedra angular se ha convertido.

Lector: 1 Corintios 3:1-23.

L: Evangelio según Mateo 7:24-27.

EL Sermón

El sermón es predicado por el líder de una de las iglesias invitadas presentes.

Confesión Y Perdón

Después de cada expresión de arrepentimiento, algunos miembros de la asamblea llevan unas piedras desde el recipiente y las ponen al pie de la cruz que se traía en la procesión. Este es un símbolo de Cristo, el único cimiento de la Iglesia. Este gesto es expresión de nuestro deseo de conversión y de nuestra renovación en Cristo para la edificación de su única Iglesia.

L1: Señor, tú eres la paz y la reconciliación.
L2: Por haber escogido la envidia y la enemistad entre las iglesias más que la confianza y la estima, perdónanos, Señor.
(Silencio y unas piedras se ponen al pie de la cruz)

L1: Señor, tú nos colmas de bendiciones en la única fe.
L2: Por haber escogido el aislamiento y el rechazo de tus iglesias, perdónanos, Señor.
(Silencio y unas piedras se ponen al pie de la cruz)

L1: Señor, tú has dado la alegría a los afligidos, la libertad a los cautivos y el perdón a los pecadores.
L2: Por haber cerrado nuestras manos y apartado nuestra vista de todos los necesitados, perdónanos, Señor.
(Silencio y unas piedras se ponen al pie de la cruz)

L1: Señor, tú nos has reunido como el pastor reúne a su rebaño y que va en busca de la oveja perdida.
L2: Por nuestros errores que nos alejan de ti, por haber rechazado tus brazos y acentuar así nuestras divisiones, perdónanos, Señor.
(Silencio y unas piedras se ponen al pie de la cruz)

Oración de Perdón

L: Dios todopodersoso, nadie puede colocar otro cimiento fuera del ya puesto. Este único cimiento es Jesucristo. Ahora reconocemos que nosotros no hemos sido capaces de edificar sobre este cimiento para que llegue a ser construcción de Dios. Nosotros mismos hemos sido instrumentos de su degradación. Si nuestra obra debe estar perdida, sálvanos y concédenos una nueva oportunidad de aspirar a la unidad. Haznos desear vivamente la unidad de tu Iglesia, y concédenos trabajar con eficacia.
A: Amén.

El Signo de Paz

L: La paz del Señor esté siempre con ustedes.
A: Y con tu Espíritu.
L: Hermanos y hermanas, daos fraternalmente la paz.

Ofertorio

El líder anfitrión del culto designa el recipiente de la ofrenda e invita a todos a participar a dar. Un himno o presentación musical puede ser cantado durante la colecta.

Intercesiones

L: El Apóstol Pablo dirigió esta carta a los corintios para darles ánimo. "Todo lo que existe es de ustedes, y ustedes son de Cristo, y Cristo, el único cimiento, es de Dios." Podemos tener la misma esperanza que la Iglesia de Corinto cuando rezamos por la Iglesia de Dios y por todos los hombres.

L: Dios santo y eterno, te damos gracias por llamarnos a cada uno de nosotros por nuestro nombre. En ti vivimos, actuamos y crecemos. Pedimos por las iglesias y por los cristianos del mundo entero. Recuérdanos nuestro cimiento común en Cristo. Haz que siempre vivamos en la fe y en el amor hasta que alcancemos la unidad que tú quieres.
A: Reúnenos a todos en Cristo. Haz de nosotros tu morada.

L: Derrama sobre nosotros tu Espíritu para que conozcamos a Jesucristo y podamos dar testimonio de nuestra vida y de nuestra unidad en él. Que podamos conocer su espíritu para proclamar la sabiduría de Dios en todas partes del mundo. Pedimos por el trabajo de la Fe y Constitución en Norte América. Afírmanos en nuestra acción a favor de la paz y de la reconciliación en la Iglesia y en la sociedad.
A: Reúnenos a todos en Cristo. Haz de nosotros tu morada.

L: Pedimos por todas las iglesias que atraviesan un periodo de cambio, que implica crecimiento o dificultades, reconciliación o conflictos. Ilumínalas y afianza su testimonio y su servicio.
A: Reúnenos a todos en Cristo. Haz de nosotros tu morada.

L: Pedimos por los que están sin amparo, sin país, sin alimentación, sin trabajo, sin medicinas, sin paz. Que podamos reconocer y servir a Cristo a través de los que sufren y están en necesidad.
A: Reúnenos a todos en Cristo. Haz de nosotros tu morada.

L: Te damos gracias por todos los dones de la creación. Enséñanos a compartir con los demás nuestro tiempo, nuestra energía, nuestros recursos, nuestro amor. Que podamos ser fieles a nuestra misión y vivir largamente en la tierra. Que podamos dar a Cristo nuestra vida entera, ya que le pertenecemos y en él se unen todas las cosas del cielo y de la tierra.
A: Amén.

Oración Dominical/Padre Nuestro

Bendición

L: ¡El Señor los bendiga y los guarde! ¡Haga brillar su rostro sobre ustedes y les conceda su favor! ¡Vuelva su mirada sobre ustedes y les conceda la paz!
A: Amén.

Despedida

L: Podéis ir en la paz de Cristo.
A: Demos gracias a Dios.

Himno Final

Música

Graymoor Ecumenical & Interreligious Institute
PO Box 300, Garrison, New York 10524-0300