Home > Week of Prayer for Christian Unity > Prayer and Worship: Guía Diaria de Escritura y Oracion

WEEK OF PRAYER FOR CHRISTIAN UNITY
JANUARY 18–25, 2017

PRAYER / WORSHIP:
Escritura Diaria y Guía de Oración
Semana de Oración por la Unidad Cristiana

2017 Week of Prayer for Christian Unity

View in English

Día 1, Uno murió por todos (Corintios 2, 5:14)

Escritura

Isaías 53:4-12, Dio su vida como un sacrificio expiatorio.
Salmos 118:1,14-29, Dios no me entregó a la muerte.
1 Juan 2:1-2, Cristo murió por todos.
Juan 15:13-17, Dar la vida por sus amigos.

Meditación

Cuando Pablo se convirtió a Cristo llegó a una nueva comprensión radical: una persona ha muerto por todos.  Jesús no murió solamente por su propia gente, ni meramente por aquellos que simpatizaban con sus enseñanzas.  Él murió por todas las personas, pasadas, presentes y futuras. Fieles al Evangelio, muchos cristianos a lo largo de los siglos han dado sus vidas por sus amigos. Una de esas personas fue el franciscano Maximiliano Kolbe, OFM Conv., quien fue encarcelado en el campo de concentración de Auschwitz y quien en 1941 dio voluntariamente su vida para que pudiera vivir un compañero de prisión.
...si uno murió por todos, entonces todos murieron (2 Corintios 5:14).  Al morir con Cristo nuestro modo de vida antiguo se vuelve un hecho del pasado e iniciamos una nueva forma de existencia: la vida en abundancia - una vida en la cual podemos experimentar comodidad, confianza y perdón, incluso hoy - una vida que sigue teniendo sentido incluso después de la muerte. Esta nueva vida es una vida en Dios.

Habiendo llegado a esta conclusión, Pablo se sintió obligado por el amor de Cristo a predicar la Buena Nueva de reconciliación con Dios. Las iglesias cristianas comparten esta misma tarea de proclamar el mensaje evangélico. Debemos preguntarnos a nosotros mismos cómo podemos proclamar el evangelio de la reconciliación en medio de nuestras divisiones.

Oración

Dios nuestro Padre, en Jesús nos has dado el uno que murió por todos. Él vivió nuestra vida y murió nuestra muerte. Aceptaste su sacrificio y lo elevaste a una nueva vida contigo. Concede que nosotros, que hemos muerto con él, podamos unirnos por el Espíritu Santo y vivamos en la abundancia de tu divina presencia ahora y siempre.  Amén.

Día 2, ...los que viven ya no vivan para sí (2 Corintios, 5:15)

Escritura

Miqueas 6:6-8,El Señor te ha dado a conocer lo que es bueno.
Salmos 25:1-5, Señor, dame a conocer tus caminos.
1 Juan 4:19-21, Nosotros lo amamos a él, porque él nos amó primero.
Mateo 16:24-26, ... todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

Meditación

Por medio de la muerte y resurrección de Jesucristo, hemos sido liberados de la necesidad de crear nuestro propio sentido y de vivir únicamente de nuestras propias fuerzas. Más bien, vivimos la vida con el poder que nos concede Cristo, quien vivió, murió y ascendió de nuevo por nosotros. Cuando "perdemos" nuestra vida por su causa, la ganamos.

A los profetas se les hizo constantemente preguntas acerca de la forma adecuada de vivir en Dios. El profeta Miqueas encontró una respuesta muy clara a esa pregunta: "Hacer justicia y amar la bondad y caminar humildemente con tu Dios". El autor del Salmo 25 sabía que no podemos hacer esto por nosotros mismos y le rogaba a Dios guía y fortaleza.

En estos últimos años, el aislamiento social y la creciente soledad se han vuelto temas muy importantes en muchas de las sociedades contemporáneas. Los cristianos son llamados a desarrollar nuevas formas de vida comunitaria en las cuales podamos compartir nuestros medios de subsistencia con los demás y dar apoyo entre generaciones. El Evangelio nos llama a vivir no para nosotros mismos sino para Cristo, el cual es un llamado a salir al encuentro de los otros y a romper las  barreras del aislamiento.

Oración

 Dios nuestro Padre, en Jesucristo nos has liberado hacia una vida que va más allá de nosotros mismos.     
Guíanos con tu Espíritu y ayúdanos a orientar nuestras vidas como hermanas y hermanos en Cristo, quien vivió, sufrió, murió y resucitó por nosotros, y vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Día 3,...nosotros ya no conocemos a nadie desde el punto de vista humano (2 Corintios: 5:16)

Escritura

1 Samuel 16:1, 6-7, El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero yo miro el corazón.
Salmos 19:7-13,El mandamiento del Señor es puro: da luz a los ojos.
Hechos 9:1-19,Conversión de Saulo.
Mateo 5:1-12, Las Bienaventuranzas.

Meditación

Salir al encuentro de Cristo lo da vuelta todo. Pablo tuvo esta experiencia yendo hacia Damasco. Por primera vez pudo ver a Jesús tal como era: el Salvador del mundo. Su punto de vista cambió completamente. Dejó de lado sus opiniones humanas, mundanas.
Salir al encuentro de Cristo también cambia nuestra perspectiva. No obstante, a menudo nos detenemos en el pasado y juzgamos según estándares humanos. Nos quejamos o hacemos cosas "en el nombre del Señor" que en realidad son para uso personal. A lo largo de la historia, en Alemania y en muchos otros países, los gobernantes y las iglesias abusaron de su poder e influencia para perseguir objetivos políticos injustos.

Transformados por el encuentro con Cristo, en 1741, los Cristianos de la Iglesia de Moravia (Herrnhuter) respondieron al llamado de considerar a nadie desde un punto de vista humano sino desde la "Ley de Cristo" Entregándonos a la ley de Cristo hoy en día, somos llamados a ver a los otros como Dios los ve, sin desconfianza o prejuicio.

Oración

Dios trino, tu eres el origen y fin de todas las cosas vivientes. Perdónanos cuando nos vemos únicamente a nosotros mismos y estamos ciegos por nuestras propias normas. Abre nuestros corazones y nuestros ojos.  Enséñanos a ser amorosos, considerados y misericordiosos para que crezcamos en unidad, que es tu regalo. Que sea tu honor y alabanza, ahora y siempre. Amén.

Día 4, ...atrás ha quedado lo viejo: ¡ahora ya todo es nuevo!

Escritura

Génesis 19:15-26,No mires hacia atrás.
Salmos 77:5-15,Dios es siempre fiel
Filipenses 3:7-14, ...me olvido ciertamente de lo que ha quedado atrás.
Lucas 9:57-62, Pon tu mano en el arado.

Meditación

A menudo vivimos en el pasado. Mirar hacia atrás puede ayudarnos, y a veces es necesario para curar los recuerdos. También puede paralizarnos y prevenirnos de vivir el presente. El mensaje de Pablo aquí es liberador: "atrás ha quedado lo viejo".
La Biblia nos llama a mantener el pasado en nuestra mente, a extraer fuerzas de nuestros recuerdos, y a rememorar lo bueno que Dios ha hecho. Sin embargo, también nos pide dejar lo viejo, incluso si fue bueno, para seguir a Cristo y vivir una nueva vida en él.

Durante este año, el trabajo de Martín Lutero y otros reformistas fue conmemorado por muchos cristianos. La Reforma cambió mucho la vida de la Iglesia. Muchos cristianos mostraron ser testigos heroicos y muchos renovaron sus vidas cristianas. Al mismo tiempo, como muestra la Escritura, es importante no estar limitados por lo que pasó en el pasado, sino permitir que el Espíritu Santo nos abra a un nuevo futuro en el que se superen las divisiones y el pueblo de Dios se convierta en uno solo.

Oración

            Señor Jesucristo, el mismo, ayer, hoy y por siempre. Cura las heridas de nuestro pasado, bendice nuestros peregrinos hacia la unidad de hoy y guíanos en tu futuro, cuando sean todos en todos, con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Día 5, atrás ha quedado lo viejo: ¡ahora ya todo es nuevo! (2 Corintios, 5:17)

Escritura

Ezequiel 36:25-27, Les daré un corazón nuevo.
Salmos 126,...eso nos llenará de alegría.
Colosenses 3:9-17, Estar renovados en Cristo.
Juan 3:1-8, Así es todo aquel que nace del Espíritu.

Meditación

Pablo encontró a Cristo, el Señor resucitado, y se transformó en una persona renovada - así como lo es cada persona que cree en Cristo. Esta nueva creación no es visible a simple vista. Es una realidad de fe. Dios vive en nosotros por el poder del Espíritu Santo y nos permite compartir la vida de la Trinidad.

En el acto de la nueva creación, la "caída" se supera y somos llevados a una relación salvadora con Dios. Cosas sorprendentemente verdaderas pueden decirse acerca de nosotros, así como dijo Pablo, "en Cristo somos una nueva creación; en su resurrección se supera la muerte; nadie ni nada puede arrancarnos de la mano de Dios; somos uno en Cristo y él vive en nosotros; en Cristo somos un reino y los sacerdotes ante Dios" (Revelaciones 5:10) así como le damos gracias a él por superar la muerte y proclamamos la promesa de la nueva creación.

Esta nueva vida transforma lo visible cuando permitimos que tome forma y viva en "compasión, amabilidad, humildad, gentileza y paciencia". Debe también volverse aparente en nuestras relaciones ecuménicas. Una convicción común en muchas iglesias consiste en cuanto más estemos en Cristo, tanto más cerca estaremos unos de otros. Especialmente durante el 500º aniversario de la Reforma, se nos recuerda los logros y tragedias de nuestra historia. El amor de Cristo nos obliga a vivir como seres renovados que buscan activamente la unidad y la reconciliación.

Oración

Dios Trino, te revelas a nosotros como Padre y Creador, como Hijo y Salvador, y como Espíritu y Dador de Vida, y aun así eres uno.  Tú rompes nuestras barreras humanas y nos renuevas. Danos un nuevo corazón para superar todo aquello que pone en peligro nuestra unidad en ti. Rezamos en el nombre de Jesucristo, por el poder del Espíritu Santo. Amén.

Día 6, "Dios, quien nos reconcilió consigo mismo" (2 Corintios 5:18)

Escritura

Génesis 17:1-8, Dios establece un pacto con Abrán.
Salmos 98, El mundo ha visto la victoria de Dios.
Romanos 5:6-11, ...fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo.
Lucas 2:8-14,Proclamación de la Buena Nueva

Meditación

La reconciliación tiene dos caras: es fascinante y aterradora al mismo tiempo. Nos atrae tanto que la deseamos: dentro nuestro, con el otro, y entre las tradiciones de las diferentes confesiones. Vemos el precio y nos atemoriza. Reconciliación significa renunciar a nuestro deseo de poder y reconocimiento. En Cristo, Dios nos reconcilia gentilmente en él incluso habiéndonos apartado de él. Los actos de Dios van incluso más allá de esto: Dios reconcilia no solo a la humanidad, sino también a la entera creación consigo mismo.

En el Antiguo Testamento Dios fue fiel y compasivo con el pueblo de Israel, con el cual estableció un pacto. Este pacto establece que: "los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables." (Romanos 11:29) Jesús, quien inauguró la nueva alianza en su sangre, fue un hijo de Israel. Muy a menudo en la historia nuestras iglesias fallaron en honrar esto. Después del Holocausto, las iglesias alemanas tienen como tarea principal combatir el antisemitismo. De igual manera todas las iglesias son convocadas a traer reconciliación en sus comunidades y a resistir toda forma de discriminación humana, ya que todos somos parte del pacto de Dios.

Oración

Dios misericordioso, que hiciste un pacto de amor con tu pueblo. Danos fuerza para resistir a todas las formas de discriminación. Haz que el don de tu pacto amoroso nos llene con tu alegría y nos guíe hacia una unidad más grande. Por medio de Jesucristo, nuestro Señor resucitado, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Día 7, El Ministerio de la reconciliación (2 Corintios 5:18-19)

Escritura

Génesis 50:15-21,José se reconcilió con sus hermanos.
Salmos 72,El reino de Dios trae justicia y paz.
1 Juan 3:16b-21, Así también nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos. 
Juan 17:20-26, Jesús reza por la unidad de su iglesia.

Meditación

La reconciliación entre Dios y la humanidad es una realidad clave para nuestra fe cristiana. Pablo estaba convencido de que el amor de Cristo nos obliga a la reconciliación de Dios para sobrellevar todos los aspectos de nuestra vida. Esto nos lleva hoy a examinar nuestras conciencias con respecto a nuestras divisiones. Como muestra la historia de José, Dios nos da siempre la gracia necesaria para curar nuestras relaciones quebrantadas.

Los grandes reformistas como Martin Lutero, Ulrich Zwingli y Juan Calvino, así como muchos que permanecieron católicos como Ignacio de Loyola, Francisco de Sales y Carlos Borromeo, buscaron la renovación de la Iglesia Occidental.  Sin embargo, lo que debería haber sido una historia de la gracia de Dios fue dañada por el pecado humano y se transformó en una historia de desgarro de la unidad del pueblo de Dios. De la mano del pecado y la guerra, la enemistad mutua y la desconfianza se profundizaron a lo largo de los siglos.

El ministerio de la reconciliación incluye el trabajo de superar las divisiones dentro de la Cristiandad. Hoy en día, muchas iglesias cristianas trabajan juntas con mutua confianza y respeto. Un ejemplo positivo de la reconciliación ecuménica es el diálogo entre la Federación Mundial Luterana y la Conferencia Mundial Menonita. Luego del diálogo se publicaron los resultados en el documento "Recuerdos sanadores: Reconciliarse en Cristo", las dos organizaciones llevaron a cabo en conjunto un servicio penitencial en 2010 seguido de servicios de reconciliación a futuro en Alemania y muchos otros países.

Oración

Dios de toda la divinidad, te damos las gracias por reconciliarnos y reconciliar el mundo entero a ti en Cristo. Danos poder, a nuestras congregaciones y a nuestras iglesias en ministerios de reconciliación. Cura nuestros corazones y ayúdanos a difundir tu paz. "Donde haya odio, que crezca amor; donde haya daño, perdón; donde haya duda, fe; donde haya desesperación, esperanza; donde haya oscuridad, luz; donde haya tristeza, alegría". Rezamos en el nombre de Jesucristo, por el poder del Espíritu Santo. Amén.

Día 8, "Reconciliarse en Dios" (2 Corintios, 5:20)

Escritura

Miqueas 4:1-5, En los últimos días reinará la justicia.
Salmos 87 De ti, ciudad de Dios, se dicen cosas gloriosas.
Revelaciones 21:1-5a, Dios hará un nuevo cielo y una nueva tierra.
Juan 20:11-18, Encontrar al Cristo resucitado guía hacia una misión personal.  

Meditación

¿Que pasaría si? ¿Qué pasaría si las profecías de la Biblia se volvieran realidad? ¿Si no hubiera más guerras entre pueblos y si pudieran hacerse cosas que dan vida con las armas de guerra letales? ¿Si reinara la justicia y la paz de Dios, una paz que no sea meramente que "no hay guerra"? ¿Si toda la humanidad se congregara para una celebración en donde nadie quede marginado? ¿Si no hubiera más duelo, no más lágrimas, no más muertes? Sería la culminación de la reconciliación que Dios produjo en Jesucristo. ¡Sería el cielo!

Los salmos, cánticos e himnos cantan acerca del día en que la perfecta y entera creación finalmente llegue a su objetivo, el día en que Dios sea "todo en todos". Cuentan sobre la esperanza cristiana de lograr el reino de Dios, el día en que el sufrimiento se transforme en alegría. Ese día, la iglesia revelará su belleza y gracia como un solo cuerpo de Cristo. Allí en el lugar en donde nos congreguemos en el Espíritu para cantar juntos sobre el cumplimiento de las promesas de Dios, los cielos se abrirán y comenzaremos de ahora en más a bailar la melodía de la eternidad.

Como ya podemos experimentar esta presencia del cielo, celebremos juntos. Podemos inspirarnos para compartir imágenes, poemas y canciones de nuestras tradiciones particulares. Estos materiales puede abrir espacios para experimentar nuestra fe en común y esperanza por el reino de Dios.

Oración

Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te damos gracias por esta semana de oración, por estar juntos como cristianos y por las diferentes formas en las que hemos experimentado tu presencia. Que alabemos juntos siempre tu sagrado nombre para que continuemos creciendo en unidad y reconciliación. Amén.

Cordero de Dios, los cielos te adoran, los santos y ángeles cantan ante ti con arpa y cimbal el tono más claro. De cada perla un portal brillante, donde, unidos en un coro inmortal, nos reunimos en tu trono radiante. Ningún ojo ha visto esa luz, ningún oído se ha hecho eco de tu gloria; ¡aun así cantaremos en victoria gritos de eterna alegría!