Home > Week of Prayer for Christian Unity > Prayer and Worship: Celebración Ecuménica de la Palabra de Díos

WEEK OF PRAYER FOR CHRISTIAN UNITY
JANUARY 18–25, 2017

PRAYER / WORSHIP:

Una Celebración Ecuménica de la Palabra
Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2017
Reconciliación - El Amor de Cristo nos Obliga
(2 CORINTIOS 5:14-20)

2017 Week of Prayer for Christian Unity

View in English

"L" se refiere al/los líder/es de la oración y se elige entre aquellas iglesias presentes en la oración. "
A" refiere a la asamblea congregada para la oración.

HIMNO DE PROCESIÓN
APERTURA

L: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
A: Amén.
L: Que la gracia y paz de Dios, quien nos ha reconciliado a través de Cristo, esté con todos ustedes.
A: Y con tu espíritu.

PALABRAS DE VIENVENIDA

L: Queridos hermanos y hermanas en Cristo, este año muchos cristianos e iglesias estarán conmemorando el aniversario de la Reforma. San Pablo nos recuerda que Dios nos ha reconciliado a través de Jesucristo y que el amor de Cristo nos obliga a ser ministros de esa reconciliación. ¡Oremos y alabemos a Dios todos juntos en la unidad del Espíritu Santo!

Dividida por nuestros pecados (confesión)

INVITACIÓN A LA CONFESIÓN

L: En el curso de la historia, ha habido muchos movimientos de renovación en la Iglesia, que siempre necesitó la conversión cada vez más profunda a su cabeza Jesucristo.  A veces estos movimientos llevaron a divisiones involuntarias. Confesemos nuestros pecados y oremos por el perdón y la sanación de nuestras heridas que resultaron de nuestras divisiones. Traemos ante ti ahora las piedras con las cuales erigimos nuestros muros y rezamos por tu perdón y sanación.
A: Amén.

L: Una piedra en nuestro muro es "la falta de amor".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por todas las veces que hemos fracasado en amar. Oremos humildemente:
A:  Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.
                               
L: Una piedra en nuestro muro es el "odio y desprecio".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por nuestro odio y desprecio hacia el prójimo. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.
                               
L: Una piedra en nuestro muro es la "falsa acusación".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por denunciar y acusar falsamente al prójimo. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

L: Una piedra en nuestro muro es la "discriminación".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por todas las formas de
prejuicio y discriminación contra el prójimo. Oremos humildemente:               
A:  Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

Canto de respuesta.

L: Una piedra en nuestro muro es la "persecución".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por perseguir y torturar al prójimo. Oremos humildemente:
A:  Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.
                               
L: Una piedra en nuestro muro es la "comunión rota".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por perpetuar
la comunión rota entre nuestras iglesias. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.
                               
L: Una piedra en nuestro muro es la "intolerancia".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por apartar a nuestros hermanos y hermanas de nuestra tierra en común en el pasado y por los actos de intolerancia religiosa del presente. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.
                               
L: Una piedra en nuestro muro son las "guerras religiosas".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por todas las guerras nos que hemos hecho en tu nombre. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

Respuesta cantada:

L:            Una piedra en nuestro muro es la"división".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por vivir nuestras
vidas cristianas divididos los unos de los otros y descarrilados del llamado en común para la
sanación de toda la creación. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

L: Una piedra en nuestro muro es el "abuso de poder".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por nuestro abuso de
poder. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

L: Una piedra en nuestro muro es el"aislamiento".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por los momentos en que nos hemos aislado de nuestras hermanas y hermanos y de nuestras comunidades en donde vivimos. Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

L: Una piedra en nuestro muro es el "orgullo".
Lector: Dios misericordioso, que el amor de Cristo nos exija pedir perdón por nuestro orgullo. 
Oremos humildemente:
A: Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

Canto de respuesta. 

L: Oremos: Señor, nuestro Dios, mira este muro que hemos construido, que nos separa
de ti y del prójimo. Perdona nuestros pecados. Sánanos. Ayúdanos a superar nuestros muros
de división y haznos uno en ti.
A: Amén.

RECONCÍLIATE CON DIOS - OYE LA PALABRA DE DIOS
Primera lectura: Ezequiel 36: 25-27
Salmo responsorial:
Segunda lectura: 2 Corintios 5:14-20
Aleluya:
Evangelio: Lucas 15:11-24
Sermón:

RESPONDE CON FE - VIVE RECONCILIADO
(Cuando el muro se derriba y las piedras se colocan en forma de cruz, se canta un canto de reconciliación o un himno de la gloria de la cruz).
L: Oremos: Dios clemente y Padre en el Cielo, hemos oído tu palabra que nos has reconciliado contigo a través de tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor. Por el poder del Espíritu Santo, transforma nuestros corazones de piedra. Ayúdanos a ser ministros de reconciliación y cura nuestras divisiones en las iglesias para que podamos servir mejor a la obra de tu paz en el mundo.
A: Amén.

La paz
L: Que la paz del Señor esté con todos ustedes siempre. Nos damos unos a otros el signo de la paz.

Himno/Canción

RESPONDAMOS CON FE - PROCLAMEMOS LA RECONCILIACIÓN
Credo
Oraciones de intercesión
(Luego de cada petición, tres personas encienden sus velas de un fuego central (por ejemplo de un cirio Pascual) y permanecen allí hasta el momento llamado "Comisión de Cristo").
L: Dios todopoderoso, tú nos enviaste a tu Hijo Jesucristo para reconciliar al mundo contigo. Que tu Espíritu despierte en cada comunidad el hambre y la sed por la unidad en ti. Oremos al Señor:
A: Señor, escucha nuestra oración.  
L: Dios misericordioso, allí donde se corrompa la fe, purifícala; allí donde las personas descarrillen, recondúcelas; allí donde fallen al proclamar tu Evangelio, refórmalos; allí donde sean testigos de lo recto, reconfórtalos; allí donde estén en necesidad, provéelos; y allí donde estén divididos, reúnelos. Oremos al Señor:
A: Señor, escucha nuestra oración.
L: Dios creador, mira con compasión la familia humana; quita la arrogancia y el odio que infecta nuestros corazones; rompe los muros que nos separan; unifícanos en lazos de amor para que cada pueblo y nación te sirva en armonía alrededor de tu trono celestial. Oremos al Señor:
A: Señor, escucha nuestra oración.
L: Espíritu Santo, Dador de Vida, despierta en cada uno de nosotros tu compasión y amor. Danos fuerza y coraje para trabajar por la justicia en nuestros barrios, para crear paz en nuestras familias, para reconfortar al enfermo y al moribundo, y para compartir todo lo que tengamos con aquellos que están en necesidad. Por la transformación de cada corazón humano, oremos al Señor:     
A: Señor, escucha nuestra oración.

La Oración del Señor

EMBAJADORES DE CRISTO - MINISTROS DE LA RECONCILIACIÓN

Comisión de Cristo
L: Una luz simboliza a Cristo, la luz del mundo. Como embajadores de Cristo llevamos la luz al mundo, a los lugares oscuros donde la pelea, la discordia y la división impide nuestro testimonio unido. Que la luz de Cristo logre la reconciliación en nuestros pensamientos, palabras y hechos. 

Bendición y Despedida
L: ¡Tomen la Luz de Cristo y llévenla a los lugares oscuros del mundo! ¡Sean ministros de la reconciliación! ¡Sean embajadores de Cristo! Y que la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo permanezca con ustedes por los siglos de los siglos.
A: Amén
L: Vayan en la paz de Dios.
A: Gracias a Dios

Himno/Canción: