Home > Week of Prayer for Christian Unity > Prayer and Worship: Celebración Ecuménica de la Palabra de Díos

WEEK OF PRAYER FOR CHRISTIAN UNITY 2018

PRAYER / WORSHIP:

Celebración Ecuménica de la Palabra de Dios • Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2018
Tu Mano Derecha, Oh Señor, Gloriosa en Poder (Éxodo 15:6)

2018 Week of Prayer for Christian Unity

View in English

"L" se refiere al/los líder/es de la adoración y se elige entre aquellas iglesias presentes en la adoración. "
A" se refiere a la asamblea congregada para la adoración.

HIMNO DE PROCESIÓN

Durante la entonación de la canción, ingre¬san los que lideran la celebración. Caminan detrás de un ayudante que lleva la Biblia. La Biblia se coloca en un lugar de honor en el centro del espacio de adoración

Apertura

L: Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.
A: Y con tu espíritu.

L: Queridos amigos en Cristo, al reunirnos para este servicio de oración por la unidad, damos gracias a Dios por nuestra herencia cristiana y por su acción liberadora y salva¬dora en la historia humana.

Los recursos para la Semana de Oración por la Unidad Cristiana de este año fueron prepa¬rados por las iglesias del Caribe. La historia del cristianismo en esa región contiene una paradoja. Por un lado, la Biblia fue utilizada por los colonizadores como la justificación de la subyugación de los pueblos originarios de estas tierras, y por otro, la Biblia se con¬virtió en una fuente de consuelo y liberación para muchos que sufrieron en manos de los colonizadores.

Hoy, la Biblia sigue siendo una fuente de consuelo y liberación, inspirando a la comu¬nidad cristiana a abordar las condiciones que actualmente socavan la dignidad y la calidad de vida del ser humano. A medida que las cadenas de hierro de la esclavitud caen de nuestras manos, un nuevo vínculo humano de amor y comunión emerge en la familia humana, expresando la unidad por la que oran nuestras comunidades cristianas.

InvocacióndelEspíritu Santo

La respuesta a la invocación puede cantarse.

L: Junto con los cristianos del Caribe, in¬voquemos al Espíritu Santo para encender nuestros corazones al orar por la unidad de la Iglesia.

L: Unan a sus siervos en el vínculo de unidad.
A: ¡Ven, Espíritu Santo!

L: Enséñanos a orar.
A: ¡Ven, Espíritu Santo!

L: Libéranos de la esclavitud del pecado.
A: ¡Ven, Espíritu Santo!

L: Ayúdanos en nuestra debilidad.
A: ¡Ven, Espíritu Santo!

L: Restitúyenos como hijos tuyos.
A: ¡Ven, Espíritu Santo!

Himno De Alabanza

Oraciones De Reconciliación

L: Invoquemos la misericordia de Dios, con¬fiando en el poder salvador de la Diestra de Dios.

Tres miembros de la asamblea avanzan, cada uno llevando una cadena. Después de cada petición y respuesta, se deja caer al suelo una de las cadenas. Puede cantarse la respuesta del Kyrie.

L: ¡Oh, Señor, libéranos de las estructuras que socavan la dignidad humana y afianzan nuevas formas de esclavitud! Kyrie eleison.
A: Kyrie eleison.

L: ¡Oh, Señor, libéranos de las decisiones y los hechos que imponen pobreza, margin¬alización o discriminación a nuestros hermanos y hermanas! Kyrie eleison.
A: Kyrie eleison.

L: ¡Oh, Señor, libéranos del temor y la sospecha que nos separan a unos de otros, y que ponen límites a la esperanza y la cura! Kyrie eleison.
A: Kyrie eleison.

L: El Señor es nuestra fortaleza y nuestro poder, y se ha convertido en nuestra sal¬vación. Que Dios, que nos ha redimido, nos conduzca a la morada de la santidad.
A: Amén.

Proclamaciónde la Palabra de Dios.

L: Redímenos, oh, Dios, de la opresión humana,
A: Que podamos conservar tus preceptos.

L: Que tu rostro ilumine a tus servidores,
A: Y nos enseñes tus ordenanzas.

Primera Lectura:

L: Escuchen y serán liberados. Lectura del libro del Éxodo 15:1-21
A: Gracias a Dios.

Salmos 118:5-7, 10-24

Respuesta:
¡Alabemos al Señor, porque él es bueno; porque su misericordia permanece para siempre!

Lector:
En medio de la angustia clamé al Señor;
y él me respondió y me dio libertad.
Con el Señor a mi lado no tengo miedo.
¿Qué pueden hacerme los mortales?
El Señor está a mi lado para ayudarme;
Miraré triunfalmente a quienes me odian.
Respuesta:

Me empujaron tan fuerte que me estaba cayendo,
pero el Señor me ayudó.
El Señor es mi fuerza y mi poderío;
Se ha convertido en mi salvación.
En el campamento de los hombres justos se oyen gritos jubilosos de victoria.
Respuesta:

¡La diestra del Señor hace grandes proezas!;
la diestra del Señor se ha levantado;
La diestra del Señor hace grandes proezas;

No voy a morir. Más bien voy a vivir
para dar a conocer las obras del Señor.
Respuesta:

¡Ábrame las puertas donde habita la justicia!
¡Quiero entrar por ellas
para alabar al Señor!
Ellas son las puertas que llevan al Señor,
y por ellas entran quienes son justos.
Respuesta:

Te alabo, Señor, porque me escuchas,
y porque me das tu salvación.
Esto viene de parte del Señor;
y al verlo nuestros ojos se quedan maravillados;
Este es el día que el Señor ha hecho;
y en él nos alegraremos y regocijaremos.
Respuesta:

Segunda Lectura:

L: Escuchen y serán liberados. Una lectura de la Epístola de Pablo a los Romanos 8:12-27
A: Gracias a Dios.

Evangelio:

L: Escuchen y serán liberados. Una lectura del Evangelio según Marcos 5:21-43
A: Gracias a Dios.

Sermón

Himno/Canción

ElCredo De Los Apóstoles

Oraciones delpueblo

(Cada intercesión es leída por un lector difer¬ente. Al terminar, los lectores se dan la mano o enlazan los brazos con los miembros de la asamblea, creando así una cadena humana).

L: Agradeciendo por nuestra liberación de la esclavitud del pecado, coloquemos nuestras necesidades ante el Señor y roguémosle que rompa las cadenas que nos esclavizan y que se una a nosotros con vínculos de amor y comunión.

Lector:
Dios del Éxodo, guiaste a tu pueblo a través de las aguas del Mar Rojo y lo redimiste. Estad con nosotros ahora y libéranos de todas las formas de esclavitud y de todo lo que oscurece a la dignidad humana.
A: Pon tus manos sobre nosotros, oh, Señor, para que vivamos.

Lector:
Dios de la abundancia, en tu bondad cubres todas nuestras necesidades. Estad con nosotros ahora, ayúdanos a elevarnos por encima del egoísmo y la avaricia, y dadnos el coraje para ser agentes de justicia en el mundo.
A: Pon tus manos sobre nosotros, oh, Señor, para que vivamos.

Lector:
Dios del amor, nos creaste a tu imagen y nos has redimido en Cristo. Estad con nosotros ahora, confiérenos capacidad para amar a nuestro prójimo y recibir al extraño.
A: Pon tus manos sobre nosotros, oh, Señor, para que vivamos.

Lector:
Dios de la paz, permaneces fiel a tu pacto con nosotros aun cuando nos alejamos de ti, y en Cristo, nos has reconciliado contigo. Estad con nosotros ahora y pon un nuevo espíritu y un nuevo corazón en nosotros para que po¬damos rechazar la violencia y ser servidores de tu paz.
A: Pon tus manos sobre nosotros, oh, Señor, para que vivamos.

Lector:
Dios de la gloria, eres todopoderoso pero en Jesús elegiste crear tu hogar en una familia humana, y en las aguas del Bautismo nos has adoptado como tus hijos. Estad con nosotros ahora y ayúdanos a permanecer fieles a nuestros compromisos familiares y nuestras responsabilidades comunales, y a fortalecer los vínculos de comunión con nuestros her¬manos y hermanas en Cristo.
A: Pon tus manos sobre nosotros, oh, Señor, para que vivamos.

Lector:
Dios, Uno en Tres Personas, en Cristo nos has hecho uno contigo y uno con el prójimo. Estad con nosotros ahora y, por el poder y el consuelo del Espíritu Santo, libéranos del egoísmo, de la arrogancia y del temor que nos impiden luchar hacia la plena unidad visible de tu Iglesia.
A: Pon tus manos sobre nosotros, oh, Señor, para que vivamos.

LA ORACIÓN DEL SEÑOR

L: Unamos nuestras manos, unidos no por cadenas sino por el amor de Cristo que se ha derramado en nuestros corazones, y ore¬mos al Padre en las palabras que nos enseñó Jesús.

Padre Nuestro...

La Paz

L: Que la paz del Señor esté con todos ust¬edes siempre. Nos damos unos a otros el signo de la paz.

Comisionando

L: Redimidos por la Diestra de Dios, y unidos en el Cuerpo de Cristo, avancemos guiados por el poder del Espíritu Santo.
A: El Espíritu del Señor está con nosotros, porque el Señor nos ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, para anunciar la liberación a los cautivos y la recuper¬ación de la vista a los ciegos, para dejar en libertad a los oprimidos, para procla¬mar el año del favor del Señor. ¡Amén! ¡Aleluya!

L: Vayan en la paz de Dios.
A: Gracias a Dios.

Himno/Canción: